No podemos perder la fe en que aún existen buenas personas

0
502

Que difícil es ver lo bello de este mundo en los momentos de oscuridad en nuestra vida, cuando nos toca el dolor o el sufrimiento, todo nos parece estar nublado, gris, opaco, es como si la incredulidad en lo positivo de esta tierra se desvanece, incluyendo las personas buenas.

Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo. Paulo Coelho

Por dura que sea la vida y la realidad, no podemos perder la fe en que existen personas buenas en el mundo, que aún quedan seres honestos dispuestos a ser justos, confiables y compasivos. Si perdemos la fe en que quedan personas así en este terrón, entonces estaremos realmente solos.

No se trata de un autoengaño, o de vivir de ilusiones, más bien es la capacidad de no arrastrar a muchos por unos pocos, porque en realidad si hay personas buenas en este planeta, si las podemos tener a nuestro lado, cruzarnos en su camino, ser parte de sus vidas y darle cabida en la nuestra.

Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible. Mahatma Gandhi

Pero si dejamos que la negatividad y la desconfianza se apodere de todo en nuestra vida, el camino será más duro, más triste, y nos estaremos negando la posibilidad de la fortuna del amor de quienes aman sin prejuicio y sin interés.

En cada rincón del planeta, en el corazón humano, en la capacidad más maravillosa del amor, en la voluntad, en la fortaleza y en la hermandad innata de la humanidad, prevalecen las personas bondadosas, cada quien alberga esa bondad, aunque muchas veces la tristeza y el dolor de las experiencias vividas, nos nublan la esencia, tarde o temprano correremos el velo que empaña nuestra vista, hasta el ser más aberrado lleva impreso el amor como ley.

No puedes obligarte a ti mismo a sentir algo que no sientes, pero si puedes obligarte a hacer el bien, a pesar de lo que sientes
Pearl S. Buck

Sea cual sea el camino que recorremos, creer en la bondad, en la humildad y en la solidaridad de las personas, nos conecta con ellas, no se es ingenuo, se está atento a la luz del ser humano y si se es capaz de identificarse con eso, las nubes grises comienzan a despejarse, todo comienza a fluir y estamos dando la oportunidad más hermosa de la vida, la de creer.

Via: Sara EspejoEl rincón del tibet.