La vida no te puso en mi camino, yo tomé el equivocado 

0
648
single woman

Todos los errores por los que hemos tenido que pasar no son culpa de la vida que nos tocó vivir, pues todo los errores que hemos tomado y lo que hemos que tenido que pasar que quisiéramos que nunca hubieran aparecido no son culpa de nuestra vida, son culpa de todas las malas decisiones que hemos tomado hasta el día de hoy, pues son ellas las que nos llevan por caminos equivocados, que hacen que lo que tengamos hasta el día de hoy sea bueno o sea malo. Nosotros no podemos decidir en que familia nacer o que características fisiológicas tener, pero si podemos decidir nuestros pensamientos, todas esas cosas que nos forman por dentro, que nos hacen reaccionar de ciertas maneras; sabemos comportarnos conforme a nuestra mente, sabemos analizar y tomar decisiones, eso es lo que nos corresponde a cada uno de nosotros.

La vida no se encarga de decidir las cosas por cada uno de nosotros, lo único que hace es por a las personas a nuestro lado, cerca de nosotros, así como lugares y oportunidades que podemos dejar ir o tomar si así lo queremos. La vida es la encargada de regalarnos nuevas oportunidades día con día, pero somos nosotros quienes decidimos si tomarlas o dejarlas ir. Todas las decisiones tienen un propósito y descubrirlo es nuestro trabajo. Hay oportunidades que no debemos dejar ir y si lo hacemos nos equivocamos, cambiamos el rumbo y el destino de nuestro camino y podemos toparnos con cosas desagradables que al final queremos borrar de nuestra mente.

El haber tenido una mala experiencia a tu lado no fue culpa de la vida ni de un destino, solo fue culpa mía, por haberte elegido a ti, por haber caído en tus brazos sin pensar en las consecuencias que tuve que pasar por tomar el camino equivocado, la decisión que hizo que mi alma se rompiera y que mi mente se llenará con pensamientos negativos y que tenga el día de hoy cicatrices en el corazón.

Tengo una calma en mi interior por haberme entregado por completo, por haber luchado por estar bien a tu lado porque había amor dentro de mí y no estaba dispuesta a renunciar tan fácil por ti, pero no puedo evitar llorar cada noche por recordar que todo lo di y que tú no pudiste entregármelo de vuelta. A pesar de que te di todo lo que era, todo mi corazón a ti no te importó lastimarme, hacerme sentir dolor a pesar de que te di todo lo que tenía en mi alma.

No tengo nada que agradecerte, al contrario, solo puedo reprocharte el haberme dejado perder el tiempo a tu lado sabiendo que no sentías lo mismo que yo, a pesar de que viste todo lo que hacía por ti y que si te ibas me partirías el alma; no te importó nada y seguiste lastimándome. Ahora sé que puedo tomar de nuevo una decisión porque la ida me ha dado una nueva oportunidad, así que la tomó y me voy.