He aprendido que no puedo exigir el amor de nadie.

Algunas veces queremos tanto a una persona que no nos importa de que forma pero queremos que nos haga caso, no nos importa si esa persona nos quiere o no, nos gustaría simplemente que se enamorara de nosotros, como si sus deseos o sus ideales no importaran, como si fuéramos omnipotentes para decidir lo que queremos y encima lo que otros deben querer, y regularmente cuando eso pasa es que en verdad no estamos enamorados, en realidad solamente estamos encaprichados por algo que deseamos de forma superficial, porque se necesita ser muy egoísta para pensar solo en lo que uno quiere por encima de lo que quieran los demás, y es precisamente ese egoísmo el que nos indica que no estamos enamorados, porque el amor es precisamente lo opuesto al egoísmo, el amor sobrepone las necesidades de la otra persona sobre las nuestras.

Sin embargo el amor es algo que debe de darse de forma natural, lo mejor que podemos hacer para enamorar a alguien es dar lo mejor de nosotros sin mentir ni exagerar, es mostrarnos tal cuales somos para que la otra persona pueda darse cuenta si somos esa persona que esta buscando, y al mismo tiempo escudriñar más allá de la apariencia de la persona que nos ha llamado la atención, porque muchas veces resulta que las personas no son como las imaginamos y las apariencias suelen engañar, así que mientras nos mostramos tal cual al mismo tiempo debemos de ver si es en verdad esa persona la que imaginábamos y si lo es entonces dejar todo el resto en manos del destino.

Soy de las que piensa que la persona que esta destinada a ser para nosotros no puede ser arrebatada, no puede ser bloqueada de llegar a nuestras vidas, por eso no tiene caso forzar las cosas con alguien que no tiene aprecio por nosotros, no tiene caso intentar gustarle a nadie, ya existe alguien que se enamorará de quienes somos, tal cual somos, sin necesidad de cambiar nada, sin necesidad de aparentar nada, pues si somos nosotras las que iniciamos una relación basadas en el engaño no podremos quejarnos después si las cosas no salen como las esperábamos, la vida es sabia y todo llega en el momento indicado, y no por mucho madrugar amanecerá más temprano.

Y aunque ya a nadie le guste esa definición de amar, y ahora todos “tienen su versión light” del amor, una versión que se acomoda a sus necesidades y gustos, pero sobre todo a sus conveniencias, y podrán querer engañar al mundo entero, quizás incluso se engañen a si mismos por un tiempo, pero eso que tienen en realidad no es amor aunque le llamen igual, aunque le digan amor no lo será si no esta fincado en sus raíces en el respeto, en la aceptación de la otra persona, en la tolerancia y sobre todo en la capacidad de disentir y pensar o sentir distinto de como nosotros lo hacemos, pueden llamar amor a cualquier relación que se les atraviese, el problema es que después se la viven quejándose diciendo que el amor apesta y no es verdad, lo que apesta es su versión a la medida que han inventado sobre el amor.

Autor: Sunky

" sermejor : ."