Dime que es lo que quieres de mí y después vete 

0
702

No estoy dispuesta a seguir a tu lado, convirtiéndome en una roca por el hecho de ya no ser quien yo solía ser, esa mujer que estaba a dispuesta a sonreír cada dpi de su vida y que pensaba que la vida le había puesto lo mejor de su vida el día que llegaste a ella. No estoy dispuesta seguir siendo solo tu complice en el deseo de tu carne, quien se encarga de llenar tus pasiones cada vez que se te antoje y que después vuelve a convertirse en un objeto más de la casa, algo que decora muy bien un hogar pero que no forma parte de él. No puedo seguir burlando todo lo que he visto hasta el día de hoy, todas esas cosas que se han convertido en una pesadilla para mí, a pesar de que en un principio eran solo un sueño.

Nunca pensé que este día llegaría, pues no pensaba en dejarte de amar nunca y en que en algún momento me convertiría en otra versión todo por seguir a lado de un hombre que en un principio dijo amarme, pero después solo demostró que nunca lo hizo. Quiero seguir mi vida, dejar de pensar en una vida horrible a tu lado y comenzar a crear una propia, una vida que me llene de felicidad, que me entregue toda la dicha que no pude encontrar estando a tu lado. Lo único que quiero es ser libre y comenzar a ver por mí antes que nadie más, dejar de tener en mi mente ofensas y negatividad sino comenzar a pesar en mí, pensar en que puedo hacer todo lo que yo me proponga porque puedo hacerlo sola, porque no hay nada que me pueda detener y porque sé como ser una mujer independiente que no necesita de nadie para poder seguir adelante.

Estoy dispuesta a comenzar una nueva vida, dejar pasar todo el tiempo que desperdicie a tu lado estando consciente de que no volverá, de que se ha ido y que no habrá nunca nadie más que vuelva a lastimarme como tú lo hiciste, y todo porque aprendí a diferenciar a las personas como tú; personas que no valen ni un centavo y sobre todo que no vale la pena malgastar tu tiempo, amor y esfuerzo por personas que no saben valorar lo bueno que tienen a su lado porque se aferran a su propia persona, porque son egoístas y no saben ver por los demás antes de ver su propio beneficio; eres una persona a la que no le interesa el dolor ajeno si puede sacar provecho para sí mismo.

Pero no te preocupes, esta es mi despedida y no volverás a verme ni a tenerme como una mujer más en tu vida; seré libre y tomaré mi libertad para disfrutarla al máximo, sin preocuparme nunca más de ti, ni tener que esperar más tiempo a que abras tus ojos y veas más allá de ti mismo. Es momento de que te quedes solo y que busques a otra que pueda soportarte, si es que no te quedas solo. Nunca más volveré.