Gracias por alejarte de mi vida y demostrarme que no eras indispensable para seguir adelante

0
1880

Estaba llegando el momento en que te irías de mi lado, no sabía como tenía que responder a tu decisión, pero al recordar días antes a tu lado fue muy fácil decidir. La vida a tu lado me había enseñado que siempre hay alguien que se convierte en tu ancla, no te deja avanzar y te hace que te quedes a su lado y estés a su disposición dependiendo de un amor invisible, un amor conformista que nos lleva ala costumbre y a la ironía, Por mucho tiempo fuiste mi ancla, y no me había dado cuenta en que momento te habías convertido en esa ancla que ya no me dejaba avanzar, que me mantenía a tu lado a pesar de que sabía que no estaba completamente feliz estando cerca de ti; sabía que en un futuro yo no podría ser feliz porque no me entregabas todo lo que yo te entregaba cada día de mi vida.

Varias veces intenté alejarme de ti, decirte adiós y dejar que el amor que sentía por ti terminará de cercarse esperando a otra persona que si me pueda hacerme feliz. Cada vez que intentaba tomar mi libertad no me dejabas, me tenías amarrada a tu brazo y no dejabas que yo pudiera tomar mi propio camino; no entiendo porque no permitiste que buscara mi propio camino, que yo misma buscará mi felicidad mientras tú buscarás la tuya. Todas esas veces que intenté irme falle gracias a ti, pero el día en que tú lo decidías yo tenía que acceder quisiera o no. Yo estaba cansada de tener que esperar a que tú lo decidieras, pero mi corazón aún sentía amor por ti y sin pensar hacía todo lo posible por quedarme a tu lado a pesar de que ya no era feliz.

Por fin tomaste la decisión de dejarme libre y esa fue la oportunidad que estaba esperando para alejarme de tu lado y comenzar a construir mi propio camino, un camino que estaba esperando comenzar cuando ya no estuvieras a mi lado. Cuando decidiste irte de mi vida me dolía pensar en que todo terminaría, pero también me emocionaba pensar en todas esas cosas que podría hacer que no puede mientras estuve contigo.

A pesar de que me dijiste que me amabas, no podrías asegurarme que era cierto porque nunca me demostraste con hechos lo que me decías sentir. A pesar de que te ame con todo mi corazón, ahora estoy contenta de que ya no estás a mi lado y eso tengo que agradecerte. Gracias por irte de mi vida y demostrarme que podía ser mejor persona cuando no estás conmigo; gracias por darme esa libertad que tanto estuve esperando, la libertad que me había imaginado por mucho tiempo pero que nunca me anime a tomar con mis propias manos. Ahora puedo darme cuenta que no me hacías falta y que en realidad nunca me hiciste falta, pero le hacía más caso a mi corazón y prefería quedarme a tu lado a pesar de que no era feliz. Ahora estoy sola y es la mejor etapa de mi vida.