Estaba dispuesta a entregar mi vida en tus manos, pero después me fallaste

0
1045

Aún recuerdo aquellos días en los que estaba enamorada de ti, los primeros días que pasé a tu lado y me dabas tu amor en miles de caricias y besos inagotables; con el tiempo, con el paso de los meses mi corazón quedaba cada vez más enganchado, mi mente era solo tuya y mi alma solo deseaba estar a tu lado. Recuerdo que cuando te conocí nunca llegue a pensar que me enamoraría tanto de ti, que te convertirías en un sueño para mi vida y en un tesoro que no estaba dispuesta a perder. Durante todo ese tiempo estuve a tu lado, dispuesta a entregar por completo mi vida en tus manos, y dispuesta a hacer todo lo posible por mantenerte a mi lado y hacerte feliz, pero nunca imagine que terminarías fallando y haciendo que todo el amor que sentía por ti se esfumara.

Todo ese tiempo se perdió, lo echamos por la borda y no importo. Todo el tiempo que pase a tu lado hizo que te fueras indispensable en mi vida, pero nunca pensé que el amor tendría que irse y que todo lo que había construido en mis suelos a tu lado tendrían que ser mis manos las que los destruyeran y borrarán todo lo que un día me imagine estando a tu lado. Eras mi inspiración de cada día, todo lo que me hacia ser mejor persona y seguir luchando por un amor que no era fuerte como yo lo pensaba.

Mi vida fue una farsa todo este tiempo y esta es una de las razones por las que en estos momentos me siento humillada, derrota y burlada. Pensaba que ambos teníamos la misma idea en nuestra cabeza, la mismas ganas de sacar todo adelante, de hacer que nuestra vidas juntos mejorarán y que ambos tendríamos la misma fuerza para sacar nuestro amor adelante luchando y nunca dejar de hacerlo. No puedo creer que el día de hoy esa idea y ese amor sea solo una teoría, una historia que pudo haber sido escrita en una novela pero que no puede ir más allá que una ficción, que solo fue un sueño del que tuve que despertar y decir adiós a todas mis ilusiones que alimentaban mis ganas de vivir día a día.

Las cosas que me hicieron seguir contigo fue la ilusión de seguir sintiendo tu aroma cerca de mí y todas esas caricias que me hacían tan feliz. No puedo negar que a tu lado aprendí muchas cosas, que aprendí a valorar mi tiempo, aprender a ver más allá que mis propios pensamientos y sentimientos, sino tomar en cinema primero lo que siente la otra persona antes de entregar algo que sea demasiado para él. Habías sido una buena historia, una historia que ahora tengo que contar con melancolía y que por las noches tengo que soportar que me siga recordando lo infeliz que fui los últimos años. Me fallaste y lo único que puedo hacer es alejarme, decirte adiós y nunca más voltear hacia atrás.