Una mujer bonita no necesita coquetear… solo ser ella misma 

0
1137

La belleza de una mujer se da desde que nace. Una mujer bonita no necesita mile de cirugías para forzar al mundo a que considere su belleza. Una mujer bonita no necesita de un pequeño vestido y una blusa escotada para hacer que el mundo voltee a mirarla. La belleza de una mujer es subjetiva, no se encuentra debajo de la tierra ni en el maquillaje que se aplica todos los días. Una mujer bonita no necesita coquetear con el mundo, solo necesita ser ella misma.

Una mujer que logra subir a la sima con lo que lleva por dentro, con sus conocimientos y con su habilidad de cautivar al mundo con todo lo que hace, es a quien se merece llamar mujer. Una mujer que logra colocar en ella todas las miradas sin la necesidad de enseñar su cuerpo o caminar moviendo de manera exagerada las caderas, es la mujer que merece llamarse una verdadera mujer. Ser mujer no significa tener que parecer cada día de tu vida una muñeca, una animación o ilusión de lo que el día de hoy se considera como belleza.

El mundo ha hecho que la definición de belleza se convierta en una mentira, en una mascara que se coloca en la piel y que hace que todas tus facciones logren sobresalir de lo que son realmente.

Una mujer al nacer no firma ningún tipo de contrato para aprender a andar en tacones y caminar de manera sensual para conseguir algo en la vida, el amor, un trabajo o una familia. Una mujer no puede llamarse una mujer si ama que al caminar por las calles se le falten el respeto con palabras obscenas; mucho menos puede llamarse mujer a esa chica que mueve su cuerpo para conseguir un poco de admiración, que permita que hombres acerquen su cuerpo y las acaricien frente a un grupo de personas, mientras ellas mueven sus caderas pensando en ser sensuales y que todo el mundo las vea. Lo único que logran este tipo de chicas es perder el respeto de los expectores y que los hombres piensen que pueden meterse con ellas, jugar con ellas y nunca tomarlas en serio porque ellas lo han permitido, porque ellas mismas han hecho que su conducta profetice que cualquiera puede meter mano con ellas y faltarles el respeto cuando les parezca.

Una mujer bonita se muestra al mundo tal cual es, y no le importa si no camina sensual o no hay ningún chico detrás de ella, no necesita de una plasta de maquillaje para lucir hermosa pues sabe que su nivel de belleza depende de quien es y no le da miedo mostrárselo al mundo. Sabe que no necesita de nadie para salir adelante y mucho menos gritarle al mundo con su cuerpo que es una mujer y que su cuerpo es para admirarse y, por eso poder lucirlo por las calles con movimientos exagerados. Una mujer bonita no necesita de un sexy vestido para demostrar que es una mujer, solo necesita ser ella misma sin  importar lo que va vestir, pero si le importa el respeto que los demás le guarden.