No dejaré que me veas caer. No fue un fracaso… fue una lección que me faltaba por aprender 

0
1411

Sé que te divierte verme fracasar, caer y tener que levantarme de nuevo. Sé que estás lista para verme fallar, para tener algo más de que hablar, que criticar y reprochar. No importa lo que pienses de mí, porque aprendí que nadie importa más que yo, que nada importa más que mis sueños y que nadie alanzará mis metas por mí. Todo lo que aprendí te lo debo a ti y a mi fracasos. Sin ti no hubiera tenido las fuerzas suficientes para levantarme y seguir para demostrarte que puedo hacerlo, que no importaba cuentas veces tenía que caer, porque yo me levantaría y, gracias a todas esas caídas aprendí a ser aún más fuerte, saber levantarme con mayor rapidez y tomar la experiencia suficiente para seguir adelante a pesar de todo, pero sobre todo de todos.

Hay personas que odian verte triunfar, que lo único que saben hacer es mirar con atención, ver como subes escalones y comenzar a encontrar algunas calumnias que le ayuden a derrumbarte con los demás, comenzar a abrir la boca sin parar, sin importarle las palabras, y pensar en que solo importa lo mucho que puedes manchar y dañar a esa persona. Existen miles de personas en el mundo que no les gusta verte subir escalones y alcanzar tus metas, pues no soportan ver que puedes hacerlo y que ellas no lograrán escalar porque no saben como comenzar.

No vale la pena esperar a que tengan algo que decir, mucho menos vale la pena dejar el camino para evitar que ellas sigan hablando de tus fracasos pero ocultando cada uno de tus triunfos. No tienes que dejar que las personas solo se sienten a verte caer, tienes que demostrarles que así como caes puedes levantarte, y que cada vez que lo hagas obtendrás más fuerzas para seguir adelante a pesar de todo, de todo lo que ha de venir o las personas que se interpongan a que llegues a la meta.

No dejaré que vuelvas a verme caer, pues ya han sido suficientes las caídas que has visto, ya te burlaste lo que has podido, es momento de levantarme y demostrarte de todo lo que soy capaz a pesar de tus burlas, de tus chismes y calumnias. Todas las caídas que he tenido hasta el día de hoy no han sido fracasos, solo han sido lecciones que la vida me ha puesto adelante para tomar impulso y seguir con mayor fuerza hacia adelante. He tomado la fuerza suficiente y es momento que te quedes en el mismo lugar, que soportes abrir tus ojos y mirar con atención mis triunfos, pues la cantidad de caídas que has visto no se compara con los triunfos que tengo por delante y quiero que así como me acompañaste y estuviste tan atenta en mis caída , de la misma manera puedas abrir tus ojos y estés atenta a todos mis triunfos, todas esas cosas que tengo que por hacer y que me darán la satisfacción de ponerme en la sima; esa sima que está lejos de tu alcance.