Lastimaste su corazón; habías dejado de amarla y seguiste a su lado

0
2614

Nunca te imaginaste que un día dejarías de sentir amor por ella, que un día te despertarías y ya no sentirías nada por la persona que estaba a tu lado, sabiendo que ella te amaba como siempre lo había hecho desde el día en el que te conoció. Pensaste que no pasaría nada a pesar de que ya no había amor porque creías que todo era muy fácil, que iba a ser sencillo seguir a su lado a pesar de ya no sentir nada por ella, porque todo se había convertido en una rutina, en un amor de plástico. Seguiste a su lado y nunca mencionaste nada, a pesar de que sabías que era un hecho que el amor se había apagado dentro de ti, y que ella te seguía amando con la misma locura, que soñaba contigo y que el brillo de sus ojos al mirarte cerca de ella era real.

Al principio, cuando tú seguías acercándote a ella haciéndole creer que todo seguía igual, que la seguías amando como un día lo sentiste, ella te creía; nunca pensó que le mentías cada vez que te acercabas a ella por la espalda, la rodeabas con tus brazos y en el oído le decías un te amo. Ella no podía darse cuenta que todo lo que hacías por ella era solo un compromiso, porque tau ya o la amabas y no sentías lo mismo cuando estabas cerca de ella; no podía darse cuenta que estaba a punto de sentir uno de los dolores más profundos que pudo sentir en toda su vida y que se encontraba en al zona de riesgo cada vez que estaba a tu lado y sentía que eras lo único que importaba en su vida.

Nunca pensaste que el mentirle para no lastimarla, iba a ser más doloroso para ella que haberle dicho la verdad desde un principio, desde el momento en el que habéis dejado de sentir amor por ella. Ella no notaba lo que pasaba dentro de ti porque sabías disimular, sabías mentirle y hacerle creer que seguías enamorado de ella. Con el tiempo no pudiste ocultarlo más, porque el mentir cuando estabas con ella se hacía cada vez más pesado, pensabas que comenzaba a ser cansado seguir con una mentira por tanto tiempo, porque ya habías puesto tus ojos en alguien más, pero no podías estar a su lado porque seguías inventando una historia, interpretando una novela para no lastimar a la mujer que estaba a tu lado. El tiempo no fue tu aliado y comenzaste a cambiar con ella, fuiste grosero y te alejaste con el tiempo, pero a pesar de que ella no podáis comprenderlo sabía lo que estaba pasando contigo, lo que no sabía era que ya había asado un tiempo desde el día en el que habéis dejado de amarla.

Al final de todo pudo darse cuenta que ya no sentías nada por ella, y sin entenderlo se alejo de ti, con las lagrimas en sus ojos y con fuerte dolor en su corazón, pues se sintió burlada, una tonta por no haberse dado cuenta de que tú ya no sentías nada con ella, y que tuviste que mentir, pretender sentir algo que no había dentro de ti y que ella cayo en la trampa. La lastimaste más al haberle mentido y todo fue porque no fuiste lo suficientemente hombre para decir la verdad y verla partir a tiempo, antes de que partieras más su corazón y le dejaras recuerdos amargos que ahora la atormentan por la noche.