Me fui porque me di cuenta que nunca fuiste la persona indicada para mí 

0
1864

Estuve a tu lado pensando que estaba en el lugar indicado, que había encontrado por fin a la persona que me haría sentir lo que siempre esperé cuando encontrará el amor. Todo en un principio era como lo imaginé, tú estabas a mi lado y me hacías feliz, por lo menos eso era lo que pensaba. Estuve a tu lado disfrutando de momentos que ahora no los recuerdo del todo, el punto es que estaba bien”. El tiempo pasaba y las cosas seguían igual, mi vid a tu lado se convertía en un ciclo y yo comenzaba a darme cuenta; me di cuenta como todo daba vueltas, como todo se repetía y la rutina comenzaba al empezar el día, al final las cosas comenzaban a aburrirme.

Me fui, y sé que fue la decisión correcta. Me di cuenta que no eras la persona indicada para mí, porque con el tiempo el amor que sentía se estaba yendo, estaba desapareciendo y yo no podía ni quería hacer nada. El tiempo pasó y sabía que si no me deshacía de esta farsa a tiempo destruiría aún más nuestras vidas, el tiempo nunca más regresaría y yo no sería feliz. No fue nada sencillo tomar la decisión, no era nada fácil decir la verdad pensando en que podía hacerte daño, porque a pesar de que no sentía amor por ti había un cariño y un respeto hacía a ti y lo que habíamos pasado juntos. Las cosas no iban muy bien y lo mejor era decir adiós aunque doliera.

Decir la verdad era lo mejor para los dos, no seguiríamos perdiendo el tiempo con las personas equivocadas y comenzaríamos a buscar a las personas con las que si pudiéramos pasar toda una vida y ambas sintiéramos lo mismo. Decidí decir la verdad porque no quería alargar más la tortura de estar con alguien que no amaba, con alguien que se había convertido en una simple costumbre y que el amor se había terminado aunque doliera aceptarlo. No era justo seguir con esa mentira, no era sano seguir fingiendo una felicidad que no estaba ahí, que no te hacía sentir lo que se supone que tienes que sentir cuando estás enamorado, esa sensación de estar flotando en los cielos al tomar la mano de la persona que se encuentra a tu lado.

Llegó el momento y dije adiós; no sabía como saldrían las cosas pero sabía que era lo mejor. La vida tendría que continuar a pesar de cualquier cosa que pasará. Nuestras vidas mejorarían con el tiempo a pesar de que en ese momento no lo entendiéramos, porque cuando llegáramos a encontrar a las personas correctas volveríamos a aquellos días y pensaremos que fue la mejor decisión. Decir adiós no es malo cuando sabes que es lo mejor, porque estar mintiendo y tratando de sentir algo que no está en tu mano podría lastimarme aún más que decir la verdad, una verdad que te hará sentir paz en tu corazón.