Ya no vuelvas porque estoy aprendiendo a sanar todo el dolor que dejaste en mí

0
1945

Un día me dijiste que todo se había terminado, que lo único que quedaba en tu mente eran las secuelas de un amor que ya no existía y en ese momento no sabía que era lo que tenía que hacer, si tenía que dejarte ir, si tenía que llorarte y seguir luchando o si tenía que solo dame la vuelta para comenzar una vida sin ti. No sabía que el momento de tu partida llegaría pronto y es por eso que me llega de sorpresa, pero algo me dijo en mi corazón que tenía que seguir mi camino, que te dejará ir y que aunque me costará días en olvidarte y seguir respirando sin el amor que un día me prometiste tendría que hacerlo porque era lo mejor. Supe que el día en que te acercaste a mí, tan serio intentando tomar mis manos con delicadeza me dirías que todo se había terminado, que intentabas hacerme entender que te irías… y te fuiste.

El día en que te fuiste comprendía que las cosas tenían que pasar de esa manera, que no habría algo que te hiciera cabria de opinión porque tu decisión habías tomado. Yo sabía que esa decisión la tomabas por algo más importante que yo, eso fue lo que me dio la fuerza para aceptar tu decisión y dejarte ir. Lo hice, te deje ir y cada día de mi vida después de ese día intenté ser fuerte no recordarte, ignorar todas esas cosas que me hicieran regresar a aquellos día y seguir mi propio camino, demostrarle al mundo entero que estábamos equivocados que yo podría seguir mi vida sin tenerte cerca de mí.

Ya ha paso un tiempo después de que te fuiste, no supe nada de ti hasta hoy. Durante ese tiempo yo sentía en mi corazón que aún había algo en mí dentro de ti, que quizá me recordabas, que quizá seguía tomando una parte importante en tu corazón y el dpi de hoy puedo comprobarlo, puedo darme cuenta que todas mis sospechas eran ciertas que en todo ese tiempo estuviste pensando en mí a pesar de estar con otra mujer, que seguías amándome y que en ocasiones te arrepentías de la decisión que habías tomado, esa decisión que destruyo toda nuestra vida juntos. Hoy ya no sufro por lo que un día fue y que nunca más será y entiendo que quizá quieras volver a intentarlo, regresar y remediar lo que echaste a perder, pero no se ocurra hacerlo, por favor no lo hagas. No quiero que vuelvas porque estamos mejor lejos, porque es cierto todo lo que dijiste al asegurarme que no fuimos creados el uno para el otro y si en este momento te encuentras llorando por mí, por el pasado no hay nada que yo pueda hacer, porque yo ya te deje ir y es lo mejor que pude haber hecho. Yo ya no siento amor ni quiero sentirlo; no quiero que regreses porque yo estoy viviendo en el presente y no pienso regresar a ese paso que tanto tiempo me hizo. No continuaré con este juego después de que me dejaste sin importante el dolor que yo sentía en ese momento. Lo mejor es el lugar donde ambos estamos.