Lo único que quería era que fueras solo para mí

0
1996

No sé que es lo que tengo que hacer hoy, ahora que ya he perdido todo por lo que soñaba, todo por lo que seguía mi camino con todas las fuerzas protegiendo a la persona que me hacía sentir tanto amor, ese sentimiento que con su fuerza me hacía creer en todo, en sueños y en que lo imposible no existe. No sé que es lo que tengo que hacer para dejar de llorar por las noches porque el recuerdo de tus labios me hacen desfallecer cada vez que recuerdo que se han ido y que nunca más volverán. No sé que es lo que tengo que pensar, no sé que es lo que tengo que hacer para olvidarte y dejar que las heridas sanen, todas esas heridas que con el tiempo se hicieron huecos gigantes dentro del corazón, que hacen que no me dejen amar ni volver a sentir aquello que viví en algún momento a tu lado, en ese momento en el que tú me demostrabas amor también. No sé que es lo que tengo que hacer para no permitir que mi corazón deje de marchitarse de esta manera en la que no para de hacerlo porque no encuentra la salida en esta amarga situación.

No quiero quedarte de esta manera, fría y sin ganas de seguir amando; quiero despertar y darme cuenta de que haya afuera aún hay algo, una posibilidad y una esperanza que me hace pensar que aún puedo ser feliz sin ti, pensar que hay alguien haya afuera que pueda hacer el abrigo que siempre estuve esperando, ese abrigo que tengo perdido por ahí. Quiero darme cuenta que puedo seguir sintiendo algo, ese amor del que todos hemos tenido que pasar y algunos tener que sufrirlo pero algunos otros disfrutándolo porque no se equivocaron a quien entregárselo. Yo me equivoque, reconozco que me equivoque al elegirte a ti, pero ya era demasiado tarde porque ya me había enamorado perdidamente de ti, me había aferrado a tus brazos y a tus labios; no podía darme cuenta que me metí con la persona equivocada y que ya era imposible sacarte de mi mente y olvidarte. Tanto tiempo ha pasado desde el día en que me dejaste amar y supe que me moriría de dolor al verte partir, ver a la persona que más amaba alejarse y decirme adiós sin importarle que mi corazón se estaba partiendo en mil pedazos. No te importó que las cosas terminaban, que mis sueños se estaban yendo contigo y a mi me dejaban sola, de una manera en la que sabía que solo el olvido me dejaría seguir adelante y recuperarme de lo que un día fue. Es triste tener que decirle a mi corazón que te olvide y que te deje ir a pesar del dolor, a pesar de que tenga que pasar lo que tenga que pasar con tal de olvidarte, dejarte ir junto con todas las cosas que pasé a tu lado sin importarme si me hicieron feliz o nunca lo hicieron. Las cosas cambiaron y ya no hay nada que yo pueda hacer a pesar de que este dispuesta a hacer todo para que no te fueras de mi vida, pero todo se ha acabado.