Quisiera que estuvieras aquí y que nunca el cielo te haya arrancado de mi lado 

0
2018

El recordar los momentos que estuviste a mi lado no es nada sencillo, recordar tu sonrisa y tus gestos por las noches no es fácil de sobrellevar porque cada vez que los recuerdos regresan el dolor aumenta dentro de mi corazón, pues aún no puedo asimilar que te fuiste de mi lado, que la muerte te arranco de la vida que habíamos planeado juntos y no sé que es lo que tengo que hacer para recuperarme, para sanar todas las heridas y dejarle en claro a mi corazón que nunca más volverás, porque no hay ninguna posibilidad de que pueda volver a ver tus ojos y sentir tus caricias. No fue sencillo perder a una de las personas más importantes de mi vida, y que tengo que acostumbrarme día a día de que tu no regresarás.

No puedo soportar recordar el día en que me enteré que te habías ido, que tu alma se había arrancado de tu cuerpo y que no habría posibilidad alguna de que yo pudiera hacer algo para que tu suspiro regresara a tu cuerpo, para que tu corazón volviera a comenzar a latir y no permitir que te fueras de mi lado para siempre. Hubiera preferido que te fueras de mi vida, que no volviera a verte pero Saer que aún sigues vivo, saber que puedo seguir confiando en ti a pesar de que estuvieras lejos; no me importaría que comenzarás una nueva vida con otra mujer y formar otra familia, pero sé que el engaño y la traición de tu parte podría soportarla si supiera que morirías y me dejarías completamente sola. Ya no hay nada que hacer y lo mejor es comenzar ene l camino del luto, tratando de llorar todo lo que pueda tu partida y tratar de cerrar mis ojos para imaginarte a mi lado y que pueda sentirte por lo menos un momento, imaginarme que estás cerca aunque nada fuera cierto.

Tengo que comenzara creérmela y comprender lo que tiene que suceder en todas nuestras vidas y que es inevitable, que las cosas que tenemos que dejar ir porque no están en nuestras manos para siempre sea mucho más sencillo. Sería muy bueno que la vida nos preparará desde que estamos en el vientre de la madre que todas las personas que están a nuestro lado se irán en algún momento, que no importa cuanto los ames y cuanto signifiquen para ti, que tendrán que irse y que tú no podrás hacer nada para detenerlo. A pesar de que todo se volvió difícil después de tu partida, los recuerdos no me dejan dejarte ir en paz, descansar y dejar que la vida siga su curso a pesar de que ya no estés aquí.

Quiero aprender a levantarme por la mañana y no recordarte a la primera hora del día con melancolía, sino que quiero aprender a recordarte de la mejor manera, de la manera más sana, intentando darle una sonrisa al nuevo día a pesar de que sé que tú no podrás abrir tus ojos jamás. Quiero aprender a ver a la muerte como una amiga, como algo inevitable, triste, pero que al final de cuentas comprenda que las personas de mi alrededor se irán y jamás volverán.