Juraste que era la única, mientras que entre tus sábanas se ocultaba otra

0
1009

Nadie merece ser engañado, sobre todo cuando el engaño hace que una persona que siente un sentimiento fuerte por ti salga lastimado. Yo nunca pensé que en tu corazón había una segunda mujer, jamás pude haberlo sospechado, porque en tus ojos podía ver esa luz que había visto desde antes, una luz llena de amor, un amor falso y que sin saber  me partiría el corazón en mil pedazos. Nunca imaginé que la persona que estaba a mi lado me engañaba mientras yo siempre le entregué todo mi amor, un amor verdadero y eterno; un amor que ambos sabíamos que era infinito. No quisiste mostrar la cara y confesar que todo era cierto, que en tu vida había dos mujeres, dos mujeres que compartían un solo corazón y que a ambas escondías entre la sábana cuando comenzamos a sospechar que había alguien más.

 

Supiste jugar bien y burlarte de las dos, sabias que era lo que tenías que hacer para que ninguna de las dos pudriera descubrir que tus salidas eran para aprovechar la cama con otra. No puedo creerlo por más que lo pienso y no puedo entenderlo por más que lo intento, no puedo entender que la persona que un día te juro amor eterno, que mostraba una cara no solo a tu lado, con tu familia y amigos te engañará de esa manera. No puedo entender, como puede haber tanta maldad en el corazón de una persona, que a pesar de que ha dicho amarte, jurarte fidelidad y amor eterno, te encaje un cuchillo por la espalda, te asesine mientras tú estás confiando en él.

El dolor que sentí al darme cuenta que me estaba engañando la persona que estaba a mi lado, quien amaba y quien me había jurado amarme con todo su corazón, no puedo deseárselo ni si quiera a mi peor enemigo, porque ese sentimiento roto, esos sueños llenos de ilusiones que se desgarren con una filosa verdad que jamás podrás evitar. Me sentí burlada, sucia, por haberme acostado con una persona que antes ya había estado en otra cama. No puedo explicarte todo lo he siento por recordar momentos que pase a tu lado pensando que era la única en tu vida, todas esas veces que me miraste a los ojos diciendo que me amabas, que era la única en tu vida y que nunca encontrarías a otra persona igual a mí. No encuentro otra manera de decirlo, más que decir que me siento humillada, burlada y poca cosa después de haberme dado cuenta que a mi lado no había estado con un hombre, que me encontraba a lado de un poco hombre, un ser humano que no merecía todo el amor que yo le di, todo el amor que era para él y que no me di cuenta que estaba desperdiciando mientras yo estaba a su lado. Quisiera poder regresar el tiempo, regresar los besos y las caricias que un día te regalé; quitártelo todo y alejarme de ti antes de que pudieras hacerme el daño que ahora tengo que soportar por tu engaño. No quiero volver a verte nunca más.