Si pudiera inducir a mis sueños… te sacaría de ellos 

0
1215

Juré que después de decirte adiós te olvidaría y que dejaría de pensarte de la misma manera como lo hacía en un principio, cuando te habéis convertido en mi todo, en mi inspiración  y en el amor de mi vida. Fuiste lo mejor que me pudo haber pasado en esta vida cuando llegaste a ella, pero en un abrir y cerrar de ojos todo cambio, dejaste de ser lo mejor de mi vida para convertirte en mi peor pesadilla. Cuando decidiste irte de mi vida, yo sabía que no debía ir detrás de ti, que lo mejor sería dejarte irte y yo seguir mi camino como si nunca hubieras estado cerca de mí, como si yo nunca te hubiera conocido.

Paso el tiempo y pensé que lo lograría, pues deje que mis pensamientos se enfocaran en todo, menos en ti. Lo iré por un momento el no desear a tu lado, no caer en llanto cada vez que las personas me preguntaban porque ya no estabas a mi lado. Aprendí a ser fuerte con el paso del tiempo y mientras pasaban los días pensaba que era más fácil para mí sacar el amor que un día sentí por ti.

Pensé que todo se había terminado, que lo un día había sentido por ti ya había terminado, pues las lagrimas ya no aparecían por las noches, mis pensamientos no se enfocaban en ti y mi corazón parecía estar en paz. Todo iba conforme a mi plan, hasta que una noche todo se arruinaría.

Esa noche comenzó como todas las demás; yo me preparé para dormir y cerré mis ojos para enfrentarme en un nuevo reto. Durante toda la noche soñé contigo; soñé que me encontraba a tu lado y que por un momento volvías a ser mío y yo tuya. Al despertar, no pude evitar caer en llanto, y en cuestión de segundos mi corazón comenzó a palpitar cada vez más rápido. No podía entender en ese momento porqué no había podido evitar esa noche traerte a mi mente y que no pudiera crear imágenes, imágenes que fueran tan reales y que me hicieran recordar todo lo que sentía cuando estaba a tu lado.

No pude evitar recordarte; recordar como se sentía estar cerca de ti, sentir tus caricias y tus abrazos; no evité sentir esa sensación de tocar tus labios al besarte. Al despertar, lo único que quería hacer era regresar a tu lado, buscarte y volver a ti, sentirte tan cerca como antes y volver a enamorarte, para poder seguir sintiendo ese amor en el fondo de mi pecho, ese amor que no me dejaba estar lejos de ti. En ese momento no pude comprender en que momento y como fue que pude haberte dicho adiós, sabiendo que el estar a tu lado es una de las mejores emociones de mi vida, pues con tan solo estar cerca de ti puedo sentirme otra persona, puedo sentir que mi corazón está en paz y que mi vida mejora en cada segundo. Quiero estar a tu lado desde el día en que te metiste a mis sueños.

No quiero seguir así; si pudiera inducir a mis sueños, los obligaría a sacarte de ellos…