¿Por qué insistes pagar mal por mal? No has aprendido nada

0
881

Sigues pensando que la venganza en tus manos es la mejor opción para resolver tus problemas, pero no te has dado cuenta que insistes en algo absurdo. Lo único que queremos es demostrar que somos mejores que los demás, sobre todo cuando hay alguien que te lo demuestra también. Cuando alguien nos ofender, lo único que pensamos en hacer es tomar venganza con nuestras manos, sobre todo cuando esa persona hizo todo lo posible por humillarte más de una vez. No sabemos que lo único que tenemos que hacer es ignorar, ignorar a esa persona y pensar que las cosas pasarán.

Lo único que queremos es pagar el mal con mal, pero nunca pensamos en enfrentar los problemas y las criticas de frente, acercarnos y hablar con esa persona una vez, intentar solucionar las cosas de la manera adecuada. ¿Pero que hacemos si la persona no quiere escuchar, si no tiene la capacidad mental de entender que no hay necesidad de odiar a una persona? Si la persona no entiende de la manera fácil y la única que tendría que ser posible, entonces no nos queda más que… darle el avión; así es, lo mejor es ignorar a esa persona, sacarla de nuestra mente y nuestra vida, evitar el contacto con ella e intentar olvidarla. Lo mejor que podemos hacer es intentar tomar el camino equivocado y no seguir sus pasos, porque al hacerlo, lo único que logramos es bajarnos a su nivel, porque una persona que no es capaz de comprender que el mundo fue hecho para todos, es que no tiene la suficiente capacidad de entender que no vale la pena odiar a otra persona por tener las cosas que tú no tienes, hacer que en tu corazón crezca un sentimiento de desprecio, por que no estás en el mismo lugar que ella o él. Por estas razones y otras más, algunas personas podemos entender que no vale la pena odiar a la persona que te odia, regresar el mal con él mal, porque lo único que hacemos es podrir nuestro corazón y perder nuestro tiempo preocupándonos por encontrar la manera de demostrarle que somos mejores, y que no nos quedaremos con los brazos cruzados.

Lo mejor que puedes hacer es seguir tu camino, y no regresar tu mirada y posarla en una persona que no vale la pena. Aprende a ignorar a las personas que sienten odio o envidia por ti, porque no hay otra cosa que podamos hacer más que dejar pasar las situaciones negativas. Después de leer todo esto, es importante que pongas en tu mente la posibilidad de quizá no perdonar a todas las personas que se han ganado ti odio, pero si comenzar a depurar tu corazón de ese odio que solo está haciendo que se llene de cosas negativas, y comienza a llenarlo con nuevas metas y ganas de seguir trabajando para demostrarle a todas esas personas y a ti misma que puedes lograr mucho más, sin tener que desear lo que no tienes, sino trabajar conseguir todo lo que quieres.