Te convertiste en una basura… es por eso que te deseché 

0
1664

No te diste cuenta en el momento en el que dejaste de ser tu mismo, en el momento en el que dejaste de ser la persona de la cual yo estaba enamorada. Pasaba el tiempo y lo único que pensaba eran en todos esos cambios que poco a poco se veían más notorios en ti. No eras el mismo y lo sabía; todo se terminaba y yo lo sabía. No quería hablar, no quería darme cuenta de lo que era evidente, sabía que te perdía y que yo no podría hacer nada para detener los cambios que te alejaban de mi vida

Te convertiste en una basura, y cuando menos quise darme cuenta supe que las cosas entre tú yo, todas esas cosas que un día pensamos eternas, ya habían muerto para ambos. Cuando por fin pude abrir mis ojos, pude darme cuenta de que era momento de alejarme para dejarte el camino abierto y darte esa libertad que sabía que deseabas. Estoy dispuesta a dejarte ir para que nunca más intentes volver.  Lo hago porque sé que ya no hay solución entre tú y yo, porque sé que por más que lo intenté las cosas no cambiarán y ambos odiaríamos nuestras vidas si tomáramos decisiones incorrectas. Quiero elegir lo que se correcto y quiero luchar por todo lo que quiero, y para eso, sé que no te necesito en mi vida, sé que puedo seguir sola, de la misma manera cuando tau comenzabas a alejarte hasta terminar lejos de mí.

Me di cuenta de que lo mejor era desechar todo lo que ya no sirviera en mi vida, y nunca pensé que tu fueras algo que tuve que haber desechado desde el momento en que todo comenzó a cambiar. Quisiera saber qué es lo que piensas, qué es lo que llevas dentro de tu cabeza y en tu corazón. Tus ojos eran mis cómplices y ahora callan al igual que tú, eran ellos quienes me ayudaban a descifrar tus pensamientos y sentimientos, pero con el paso del tiempo también callaron, no podía darme cuenta de lo que sentías por mí. Quisiera conocer tus sentimientos y cada uno de tus pensamientos, me gustaría vivir dentro de tu mente y poder descifrar los latidos de tu corazón. Estamos juntos en esto, pero a la misma vez nos separa por mucho la indiferencia. Antes acabamos pasar el tiempo juntos y ahora no soportamos estar en el mismo lugar. Renuncie a miles de pensamientos que me hacían desesperar por tener un futuro a tu lado; renuncie a la posibilidad de ser feliz a lado de una de las personas que había robado un pedazo dentro de mi corazón.

Te has ido y no lo lamento, porque lo mejor de todo es que ahora puedo respirar tranquila, puedo seguir mi propio camino sin depender del amor de alguien más, de un amor que pensé que en algún momento fue mío, pero en realidad nunca lo fue. Te deje ir y no me arrepiento, porque gracias a esa decisión pude comprender que estoy mejor sin ti.