Puedo ser linda, pero no soy una idiota.

0
237

Trato siempre de ser justa, de comportarme dignamente, de ayudar en la medida de mis posibilidades, de confiar en las personas apenas les conozco, de dar siempre una segunda oportunidad a aquellos que pienso que se lo merecen, estos comportamientos aquí descritos los considero mis valores, pero muchas personas los transgreden, y tratan de aprovecharse de mí.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

He notado un comportamiento algo extraño en ti, un tanto errante, un tanto oscilante, así que quiero tomar el toro por los cuernos y decirte esto antes de que cometas un error: puedo ser linda, pero no soy una idiota, no creas que, por confiar rápidamente en las personas, al defraudarme ellas siempre tienen una segunda oportunidad, si bien confío plenamente hasta que se me traiciona, una vez que has perdido mi confianza ya no lo vuelves a ganar.

Creo que soy una buena persona, alguien digna de amar, alguien comprometida consigo misma y con los demás, si eres bueno conmigo y me lo demuestras descansaras sobre las suaves plumas de mis alas, pero si intentas aprovecharte de mí, de tomarme por una idiota, terminarás probando el sabor del polvo del suelo, me miraras de lejos y nunca más podrás alcanzarme, serás para mí solo un mal recuerdo, un instante sin importancia en mi vida, una causa perdida, una astilla que al fin me pude quitar.

Ten esto presente amor, puedo ser el cielo o el infierno para vos, puedo ser la suave brisa que acaricie tus mejillas, o puedo ser el tornado que pasa por encima de ti, y se va, puedo ser tu soporte y tu fuerza, o puedo convertirme en tu mayor debilidad, podemos ser iguales y respetarnos o puedo simplemente irme sin mirar atrás.

La vida es la parcela donde todos sembramos, muchas veces pasan las aves y sueltan algunas buenas semillas que nosotros no hemos plantado y las cosechamos al conjunto de nuestro verdadero trabajo, pero de manera más común, solo cosechamos lo que sembramos, y no siempre el tiempo es bueno y lo perdemos incluso aquello por lo que hemos trabajado.

Hoy nos ha tocado un poco de suerte al tenernos de compañeros, pero yo soy como esa parcela de la que hemos hablado, y obtendrás de mi lo mismo que me hayas dado. ¿Qué quieres entonces hacer mi amado? Estaré pendiente de lo que siembres en mí, para darte más.

 

Autor: Sunky