Y para que, para que me diste la mano, si cuando pedí la tuya me dejaste ahí sola.

0
226

Y para que, para que me diste la mano, si cuando pedí la tuya me dejaste ahí sola, triste como si fuera una extraña. Ahora puedes estar feliz, no hay reclamos, no hay silencios, no estoy yo, no repruebo tu decisión, cada quien es libre de querer decidir con quien desea estar, pero tu cobardía de querer jugar con fuego siendo un niño, tu cobardía ante tomar una decisión de terminar te llevo a arrastrarme en este abismo, no lo niego, es en donde estoy, pero como un día lo estuve y salí ahora nuevamente lo volveré a hacer.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

No quiero verte, no quiero escucharte, no quiero sentirte, no quiero nada de ti, no solo porqué el simple hecho de verte desate demonios en mí, demonios que hubieses querido no conocerlos, es porqué personas que te  hunden, personas que te dejan, personas cobardes que no hablan, personas que lastima, que hieren que traicionan no merecen estar con alguien que estuvo a su lado en su mejor momento, que lo impuso a ser mejor, que lo motivo a tener y a ser lo que hoy eres, no mereces estar a mi lado, porqué se el valor que me tengo, porqué se lo que puedo lograr y si a lado mío desea estar alguien que hiere y esa herida complica seguir mi camino, mejor así vete, vete lejos, vete.

Y si quiero que te vayas, es porqué, me he quedado llorando, no porqué me hagas falta te lo dije un día, sin ti puedo hacer lo que desee, el problema es que te quería para que compartieras conmigo, está bien si tú ya no lo querías hacer, estabas en todo tu derecho de dejar esto, pero debiste de tener fuerza, honrar tu hombría, tu palabra, tus promesas y hablarme con la verdad, dejarme ir, antes de hacerme daño, de todas las opciones que tenías, escogiste la más ruin, la más cruel, la más baja, el engaño, una infidelidad carnal, que como animales rastreros deben de estar entre las sombras, ocultos entre palabras, acciones, promesas, me he decepcionado una vez más, de alguien que juro que siempre cuidaría de esta princesa, así me llamabas con amor.

Tardé en que te ganarás mi confianza  por qué no soy de confiar no por ser defraudada solamente sino porqué debe de ser un hombre digno, digno con migo, con sigo mismo, con sus ideales, con sus padres, sus creencias, con las promesas que hace, con sus virtudes, pero ahora todo eso se fue al carajo, se fue al carajo el niño bueno, ahora solo queda el hombre que puede prometer, buscar, pedir que esto marche bien, pero no hace nada para que así resulte, el hombre aquel que falla en sus acciones, aquel a quien no deja en duda que es y seguirá siendo egoísta porqué pensó solo en si un momento, pensó en que estaba a gusto, más sin en cambio se olvidó de quien por tanto tiempo le preocupo.

Gracias por demostrarme, que terminaste siendo uno más del montón, uno más a quien unas lágrimas he de derramar, pero jamás jamás me he de derrumbar por ti.

 

Por: Abii

Editado por: Sunky