Innegablemente… perverso

0
221

No puedo, por más que lo intento, no puedo descifrar cual es el poder que usted ejerce sobre mí, podría ser su mirada, esa que de manera inocente pero penetrante no solo me ve el cuerpo que sus manos han desnudado con delicadeza y ternura, esa mirada profunda sin poder defenderme también desnuda mi alma.

Hoy me declaro derrotada, levanto los brazos ante usted a manera de rendición, seguir luchando contra lo que usted provoca en mí, es inútil, intentarlo sería someterme en un pretexto idiota de mi auto-compasión. Es usted innegablemente perverso y eso más que gustarme, me enloquece.

kiss

Usted encontró en mí lo mismo que yo en usted, conozco todos sus demonios y no les temo, pues los he adoptado como propios, no tengo miedo de ver y sentir sus arranques pasionales un tanto irreverentes en los lugares más inconvenientes.

Esa perversidad suya es la que altera mi mente y controla mi cuerpo, hay momentos en los que me asusto un poco, pues esas ansias suyas por perderse en mi cuerpo son directamente proporcional a la fuerza con la que yo deseo ser una en usted.

Hay momentos en que mi mente quiere mandarme señales para detenerlo, pero es cuando mi cuerpo está fundido en sus manos y él me exige no parar. El estar con usted es un reto en todos los sentidos para mí, es un reto para conocer mis propios límites y esforzarme para conocer los suyos.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Con esa perversidad suya he conocido el sabor de mi placer en su cuerpo, de la suavidad y de lo dulce de su piel, he podido descubrir lo macabro y amargo de su interior, lejos de escapar corriendo por lo que me hace usted sentir, ahora lo único que deseo es ser y la que saque la peor versión de usted reflejado en la lujuria impresa en mi piel.

Cuando usted me mira, mi cuerpo comienza a reaccionar, cada uno de mis poros comienza a ponerse alerta, una simple caricia suya logra mandar esa señal a mi piel de adherirse a la suya, sus brazos son el paraíso pero me envuelven en la lujuria digna del mismo infierno.

future-portada

Su perversidad no tiene límites, no hay nada que frene su ímpetu a la hora de amar, usted es libre, atrevido, pasional, usted me une a su manera de amar y hace que desee amarlo a usted con la misma fuerza, sin límites ni remordimientos, es usted innegablemente perverso y le agradezco eso…

No me queda más que aceptar mi condición… lo admito, soy vulnerable y víctima de sus manos, me declaro completamente sometida al tigre que porta en la espalda, considéreme presa fácil, misma que está lista para ser cazada…

Usted me hace suya con solo una mirada, y al hacerlo, no hay poder humano que me haga querer salir de sus brazos.
Es usted perverso… e innegablemente le deseo.

Idea original: Edith Neri