Ya no creo en cuentos de hadas ni en tus palabras

0
215

Durante mucho tiempo espere conocer algún día a el hombre que llegaría para convertirse en un príncipe a mi lado, en un hombre que quisiera y fuera capaz de tratarme como a su princesa, que fuera capaz de entregarme su reina y yo fuera quien estuviera sentada en el trono de su corazón.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Siempre creí en ti, en todas tus palabras. Siempre creí en el supuesto amor que siempre me jurabas tener. Siempre pensé que tu amor era sincero, que tu boca jamás me engañaba y que tú nunca serias capaz de lastimarme; lo llegue a pensar de todos excepto de ti.

Contigo aprendí  a no volver a creer a la primera a cualquier palabra. Aprendí a observar más allá de mi corazón, más allá de cualquier apariencia o ilusión. Fue difícil darme cuenta que por todo este tiempo solo fuiste capaz de crearme un castillo de arena, el cual sería derrumbado por ti mismo sin importarte lo que llegará a producir en mí. Durante todo este tiempo solo viste por ti y yo no podía darme cuenta porque el amor que sentía por ti era verdadero, porque el amor que se sentía por ti era más fuerte que mi propia mente, que mi propio dominio.  No lo dude por mucho y fui capaz de entregarte completo mi corazón, no lo dude mucho para abrir las puertas de él y dejarte entrar sin importar quién fueras en realidad.

Ya no quiero darle la oportunidad a nadie más de que vuelva a entrar en mi corazón, ya no quiero que nadie juegue con él, que nadie sea capaz de alimentarse de mí, que nadie me destroce de la misma manera en que lo hiciste tú. Ya no confío en nadie, ya no confió en las palabras del hombre.  No quiero volver a entregar el corazón a cualquier persona porque ya no quiero pasar por el mismo dolor, por el mismo llanto, por las mismas noches.

Ya no quiero creer que vivo en un cuento de hadas, ya no quiero creer en que encontraré el amor y que llegaré a ser feliz con alguien más. Ya no quiero creer en que existe en algún lugar del mundo esa persona que me pertenece, en esa persona que fue hecha para mí, esa persona que el destino tiene reservada para mí. Quiero ver la realidad, quiero volver a ver a mi alrededor y dentro de mí. Quiero recordar lo que has hecho en mí, o lo quiero olvidar. Quiero olvidar lo que un día llegue a sentir por ti. Quiero olvidar cualquier momento que pude pasar a tu lado. Quiero olvidarte sin ninguna culpa. Quiero alejarme de ti, esconderme para que jamás llegues a encontrarme, para que jamás puedas volver a lastimarme.

Es momento de la despedida, es e momento perfecto para poder dejarte ir, para poder romper una v ez por todas el recuerdo y es momento de alejarme sin voltear hacia atrás, sin recordar el pasado sino que es momento de ser capaz de ver hacía adelante, de quitarme el miedo y ver de una vez por todas que te perdí y que jamás volveré a encontrarme contigo una vez más.