No me aleje de ti porque no te quisiera sino porque era lo correcto

0
989

Pasaban las horas mientras mi mente seguía pensando en la manera de solucionar el desorden que había dentro de mi cabeza. Pasabas las horas mientras yo solo trataba de aclarar las ideas para tomar una sola decisión, una decisión que cambiaría el rumbo de mi camino.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Después de mucho pensarlo decidí alejarme de ti. Decidí alejarme de todo lo que me hiciera daño para poder por primera vez ponerme en primer lugar. Decidí irme no porque no te quisiera, sino porque sabía que eso era lo correcto. Sabía que lo correcto era comprender que tú no eras para mí, comprender que solo fui un juego para ti y que las cosas jamás cambiarían. No decidí alejarme porque no sintiera nada al hacer, al contrario sabía que al hacerlo estaba renunciando a una parte de mi vida, que estaba renunciando tal vez al amor de mi vida. Renuncié a esa persona que por un tiempo lleno cada uno de mis días con ilusiones y sueños. Renuncié a esa persona que después de todo decía amarme, que jamás lo demostró, pero con tan solo decirlo podía descontrolado todo lo que tenía dentro de mi corazón. Renuncié  a mi propia felicidad pensando en que todo estaría mejor, pensando solo en que después de un tiempo en que el dolor me atormentara todo valdría la pena porque existiría la posibilidad de encontrar de nuevo una felicidad que sea duradera, que jamás se agotará.

Dejo por fin todas mis ilusiones, todos esos sueños que inventé a tu lado, todos esos días que pensé que algún día compartiría contigo. Los dejó con la esperanza de encontrar a alguien mucho mejor que tú, a alguien que sea capaz de entregar amor puro y verdadero, sin mentiras ni falsas esperanzas. Te dejo libre teniendo la esperanza que al hacerlo lograré también mi libertad; una libertad que desde hace un tiempo fui perdiendo; la libertad de amar, de seguir adelante a pesar de todo y de todos, esa libertad que me brindaba independencia y que me permitía buscar mis sueños sin importar las opiniones ni fracasos.

No quiero ni pretendo regresar algún día porque ya aprendí mi lección. Aprendí que no todo es color de rosa y que las apariencias suelen engañar. Aprendí que jamás debemos guiarnos por la portada de un libro porque lo que podremos darnos cuenta que lo que lleva en su interior es todo lo contrario.

Me alegro de por fin tomar el valor de tomar esta decisión que no será temporal; una decisión que sabía que por un momento dolería pero que tarde o temprano me acostumbraría. No me arrepiento de elegir caminar hacía otro rumbo porque estoy cansada de seguir tras de ti, estoy cansada de pretender que voy hacía la dirección correcta y que algún día llegaré a mi destino. No me arrepiento de tomar la decisión de por fin abandonar la idea de que algún te dieras cuanta de lo que valgo y de lo mucho que deberías valorar el amor que te tengo.