¿Porque vuelves justo cuando comienzo a olvidarte?

0
216

Y acá estoy, una vez más pensando en todo aquello que fuimos y ya no somos. Y lo sé, me lo digo mil veces, sé que debería dejar de hacerlo, y aunque intento no hay un día en que todas esas imágenes no se me vengan a la mente. No hay un día en que alguien diga algo y no me haga acordar a vos. A veces me saca una sonrisa y otras unas lágrimas de nostalgia. Pero tengo que admitir que esta vez es diferente, ya no me encuentro enceguecida por tantos momentos hermosos que días atrás recordaba con dolor porque se terminaron, no me encuentro echándome la culpa porque quizás podría haber hecho las cosas mejor, ni buscando los motivos reales por los que te fuiste.

[SM-Responsive][/SM-Responsive]

Simplemente hoy puedo aceptarlo, puedo poner en una balanza lo bueno, pero también lo malo, me doy cuenta que no todo era tan hermoso y perfecto, que yo me equivoqué, pero vos también.

Quizás antes, las veces que volvías a hablarme quería pensar que todo podía volver a ser como era, intentaba encontrar algo que fuera razonable en tus palabras sin sentido alguno, todo eso por puro consuelo, para que duela menos, incluso trataba de decirte algo que te hiciera cambiar de opinión, pero a cambio recibía respuestas que me demostraban aún más tu indiferencia. Y trataba de entender porque volvías, justo cuando yo comenzaba a sentirme mejor ahí aparecías vos y parecía que la vida me ponía a prueba para ver qué tan fuerte podía ser. La verdad es que no lo soy y aunque no quería me seguía afectando.

A diferencia de esos días quiero decirte que ya no busco una palabra tuya que me dé esperanza, ni intento entender que queréis decir, ya no quiero un consuelo, tampoco que siga doliendo. Puedo aceptar que hubo cosas que me decepcionaron y no justificarte más, porque al fin y al cabo yo ya no te conozco tanto, quizás nunca llegué a hacerlo lo suficiente.

Solo pretendo permanecer con los ojos abiertos para no pensar en todos esos momentos que vivimos juntos. O tal vez sí, pero recordando con alegría y agradecida por todo lo que aprendí de esta relación, que a pesar de todo siempre va a tener un lugar en mi corazón.

De tanto tropezarme con la misma piedra aprendí. Aprendí a no estar mal y a no necesitar de alguien, a quererme y disfrutar de los que, si se quedan conmigo, a no sentir rencor y dejarte ir cada día un poco más.

Porque hoy puedo ver lo dramática que fui, ya que tengo más de la mitad del vaso lleno de amor y sé que el tiempo va a poner todo en su lugar.

Por eso y todo lo compartido te deseo siempre lo mejor.

 

Por: Florencia

Editado por: Sunky