Es increíble que a pesar de todo lo que vivimos, a pesar de que alguna vez nos juramos amor, lealtad y solidaridad por el resto de nuestras vidas las cosas terminaran así de mal entre nosotros, y es que en el momento en que todo se vino abajo te convertiste en un verdadero monstruo insensible, que solo tenía como objetivo hacer el mayor daño posible, sin importar las repercusiones, sin importar lo que sucediera alrededor, tu solo querías herirme los más posible, verme hundida en el fondo del dolor, y creo que si hubiera muerto de inanición te hubiera hecho el hombre más feliz del mundo.

¿Qué clase de persona eres?, ¿te consideras humano de verdad?, porque no encuentro razones suficientes para el odio que desplegaste sobre mí, fuimos los dos de común acuerdo los que decidimos terminar con nuestra historia juntos, tu dijiste claramente que “había sido el peor error de tu vida” y a pesar de no ser la mujer perfecta puedo presumir que intente hacerte feliz en la medida de mis posibilidades, obviamente no iba  a ir en contra de mis propios principios solo para cumplirte algún capricho, pero cuando tus demandas eran bien fundamentadas, siempre hice lo que pude para complacerte.

A final de cuentas usaste todos los conocimientos que te conté como secretos, como algo intimo para perjudicarme todo lo que te fue posible, poniéndome en una situación muy incómoda con mi familia y conocidos, ¿Todo para qué?, ¿solo por llamar mi atención fuiste capaz de llegar tan lejos?, la verdad es que de hombre tienes poco y careces de cualquier virtud que te pueda hacer entrar entre los caballeros, porque fuiste de lo peor al salir a contarle a todos los que me conocían los secretos que alguna vez en confianza y en intimidad te conferí, y al igual que como tú lo dijiste “yo también creo que has sido mi peor error”, pero al menos tengo razones para decirlo, y todas ellas vienen de la transformación que tuviste después de que terminamos nuestra relación.

Sabes que al igual que tú también poseo información de ti muy sensible, que podría hundirte en el fondo de la desesperación, que destruiría tu vida a tal grado que te arrepentirías del momento en que decidiste hacer público todo aquello que una vez te conté, sabes que con tan solo haberlo deseado sería capaz de hundirte en la mierda más grande de tu vida, pero no lo hice, porque yo si te quise lo suficiente para contenerme, pero ya déjame en paz o puedo terminar por arrepentirme de mi falta de acción.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir