Qué triste y trillado resulta este enunciado… ¿No lo crees?

En este post, trataré de escribir desde otra perspectiva, la perspectiva de ellos, ellos a los que no podemos corresponder, esos a los que les reservamos el título de amigo fiel, pero solo eso, sin otra posibilidad, sin nada más que hacer.

Resulta que todo comienza bien; los cariños, la confianza, las tardes de  tomar café. Pero…¿A partir de qué tasa, se pierde la posibilidad de ser algo más; en qué lágrima, o en qué charla nos estancamos en la relación de  ser solamente amigos y nada más?

solo amigos

Sé que a muchas nos ha pasado eso de no poder corresponder a ese amigo sincero que nos quiere bien; tal parece que nuestro cerebro y nuestro corazón no coordinan, no se pueden entender.

Tal parece  que a las mujeres nos falta visión para escoger al  hombre con el que compartiremos nuestros sueños, nuestro amor, nuestra piel…

Pero no, la verdad es que las mujeres tenemos una intuición perspicaz y acelerada,  y aunque a veces sepamos disimularlo bien, lo cierto es que sabemos a ciencia cierta lo que pasa, notamos cuando una amistad cambia de intención o cuando se ha confundido también.

  [/SM-Responsive

Si, sé que suena egoísta, pero la verdad es que nos causa seguridad tener a ese amigo incondicional que nunca nos abandona, que siempre está, que sabe escucharnos, que nos consuela, que a pesar de todo, no se va.

Habrá que ser sinceras y aceptar, que preferimos no arriesgarnos por el miedo a perder, que preferimos la certeza de un amigo constante, a la inestabilidad de un amor que en cualquier momento se puede desvanecer.

Por supuesto que es egoísmo que se puede esconder, hasta que el susodicho se anima a hablar claro, con la intención de dejar de ser amigo, para ser algo más.

solo amigos

¿Cuantas veces ha sido pronunciado el tan odiado…?

“Yo también te quiero, pero como amigo”

Y a final de cuentas, ambos perdemos.  Ellos por no ser correspondidos, nosotras por no tener el valor para intentarlo, o en su defecto, para hablar desde un principio, claro.

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir