Y es que hasta ahora he comprendido tu forma tan cobarde de querer, un amor a  medias, un amor que en realidad no tiene intención de querer.

La verdad es que me no puedo creer lo bien que jugabas tu papel, esa manera tan perfecta de hacerme creer que me querías, que no me fallarías, que a tu lado todo estaría bien.

Tarde algún tiempo en descubrir el otro lado de ti, tus engaños, tus  traiciones, tus verdaderas intenciones, que no tenían nada que ver con lo que me prometías, con las mentiras que tantas veces repetías.

amormediocre

Poco a poco tu red de promesas infundadas se fue desquebrajando, poco a poco fui notando tu bien montado teatro. Tus estúpidas  contradicciones que no tenías manera de explicar,  los mensajes misteriosos, las llamadas que preferías no contestar; pero hubo una señal infalible, una que me dijo la verdad,  esa sonrisa en tu rostro que terminó por delatar tu juego sucio, tu manera tan cobarde de actuar.

No, no me puedo callar, ni aparentar que todo transcurre de manera normal, sé que podría callar y fingir que creo en tus palabras, esas con las que juras que me quieres, que a mi lado siempre te quieres quedar.  Sería muy sencillo seguirte el juego, obligar a mi mente a creer que  tu amor es real.

Pero no, yo no soy como tú, a mi sobra dignidad, yo, si soy fiel a mis promesas, a mis valores, a mi integridad.

No, yo no me puedo conformar con un amor que finge querer por soberbia, por vanidad, en afán de demostrar que puede tener lo que quiere, a costa del sufrimiento de los demás

amor en mediocridad

No, a tu lado no me quiero quedar, pues sé perfectamente lo que merezco; merezco un amor integro, un amor completo, un amor que no me hiera, que no me haga llorar.

 

Autor:    Laura He.

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir