No soy de las chicas que se sienten solas y se conforman con una relación falsa, una relación que sólo sirve para decir que no estas sola. A mí no me gusta jugar porque en los juegos sólo tengo dos opciones: una es siempre perder y la otra es aburrirme.

Con tan pocas opciones no veo el incentivo para querer arriesgarme a jugar,no  veo porque arriesgar a mi corazón para eso y menos contigo. Porque sé que eres un jugador experto, no soy oponente digna para ti, sería mejor que te buscaras otra chica que sepa jugar y enfréntate a ella.

Ya lo dije, pero lo repetiré por si no me has escuchado; No soy de las que juegan, si quieres puedes irte.

Soy de las que van en serio, de las que disfrutan de la verdad y se cansan muy fácil si descubren que en la relación hay mentira o bien, que todo es una mentira.

Detesto esas relaciones que son juego o menos que un broma, prefiero sentirme sola y saber que si salgo a la calle puedo encontrarme con un chico digno de mi ilusión, que comparta la misma imaginación, creatividad y que guarde la misma cantidad de amor para dar.

Soy una mujer seria, aún siendo joven no dejo de ser la gran mujer que soy, eso se lo debo a la vida que me a puesto en un sin fin de situaciones que se prestan a darme una o varias lecciones. Sé mucho más de lo que tú puedes aprender y aún me falta mucho, más de lo que puedo imaginar.

 Por eso es que no puedo rebajarme a sólo jugar, me ha costado trabajo saber lo que sé, no me limites dándome una tonta razón para ser parte de este juego sencillo al que le llamas amor. El amor no es un juego, eso ya deberías saberlo, en fin, ya tendrás muchas oportunidades para aprenderlo.



     Compartir         Compartir