Odio que todos me digan que soy una mujer fuerte, y no es que no lo sea, sino que, toda esa fuerza de voluntad, todo ese ímpetu que me caracteriza se vuelve tan frágil e inexistente tratándose de ti.

Han sido tantas veces las que me prometo sacarte de mí, que odio cada vez que vuelvo a caer, y de nuevo estoy pensándote con ternura, con cariño, no he podido olvidarte, “esa es la verdad”. Son tanta cosas, tantos momentos que siento que aún nos une, que no puedo, simplemente es imposible sacar de la cabeza lo que no sale del corazón.

cry

Estoy cansada de jurarme que me iré tan lejos, y encontraré  un lugar en donde no pueda encontrarte, estoy harta de decirle a los demás que ya no me dueles, que seguí mí vida y que estoy bien sin ti, ya me harte de seguir fingiendo que no pasa nada, que ya no te pienso, que ya no te quiero, me harte de que cuando creo que ya pasé el tiempo suficiente sin ti para poder olvidarte, solo doy un pequeño vistazo y me doy cuenta que sigues ahí, latente en mí, por más que intento que tu sonrisa no me atormente, el pensar en tus labios y tus abrazos me roban un suspiro que sigue diciendo “te extraño”.

Ya no quiero sentirme la burla de los demás por seguir prometiéndote un olvido, soy presa de la lástima, pues me llenan de consejos, de dicen no vale la pena seguir así, que tú sí eres feliz sin mí, y eso me duele aún más, no porque quiere verte sufrir, sino porque quiero que seas feliz como nadie pero a mi lado. Esas mismas personas suelen decirme que tengo un serio problema que el amor no debe doler, pero que hacer si el sentimiento más bello que has conocido jamás, se ha puesto en coma, cayó en un sueño incapaz de set interrumpido, todos esos momentos, se han llenado de una atmosfera enferma que no salen del limbo de los sentimientos, no están ni en paz, ni en guerra, no  te odio, pero no puedo amarte, ya no quiero estar a la mitad. A veces pienso que es enfermizo estar así, otras que debo seguir luchando, que todo lo que sentimos no se puede ir así como así.

Debo aprender a ser firme con lo que siento, aunque no sé qué sea en este momento, debo hacer un examen a mí interior, debo poner en una balanza que es lo mejor, sé que te quiero y que si los dos quisiéramos podríamos salvar esto, algo me dice que esa vida feliz que pintas tener no lo es tanto, quiero pensar que me extrañas, pero y si no es así, porque no lo dices me haces más fácil el camino, si me cuesta tanto trabajo sacarte es porque cuando estoy a punto de lograrlo te apareces con una sonrisa y un beso en los labios, y todo lo logrado lo vuelves a tumbar, ¡deja ya de jugar!

 

olvido

 

Ya no quiero regresar a lo mismo una y otra vez, te propongo un trato, piénsalo tú también, reflexionemos juntos, si eso de hablar y regresar ha hecho que se rompa el amor y caigamos en la patética costumbre, te pido que te vayas tú también.

Vete y no te preocupes por mí, que por débil que parezca, este sentimiento me lo provoca tú forma intermitente de querer.

Vete y ya, aunque sienta que me derrumbo, sé que me levantaré, sé que de una u otra manera conseguiré sacarte de mi corazón, vete que yo me encargo de olvidarte.



     Compartir         Compartir