A veces me dices que piensas que yo no siento nada por ti, o que no me importas tanto como yo te importo a ti, porque no eres capaz de mover emociones fuertes en mí, porque no me enojo, no me pongo celosa, ni grito ni pierdo el control, pero eso no tiene nada que ver contigo, hace mucho decidí ser la dueña de mi vida y para poder lograrlo tenía que serlo también de mis emociones, porque nuestras emociones juegan un papel importantísimo en nuestra toma de decisiones, en nuestra forma de ver la vida y por supuesto en la manera en la que los demás nos perciben.

Sé que piensas que al importarme deberías ser capaz de hacerme enojar, de hacerme pelear contigo, o de ponerme celosa de vez en cuando, pero te conozco y precisamente por eso decido confiar en ti, y lo haré hasta que lo crea conveniente, y si me fallas simplemente encontraras un espacio vacío donde estaba yo, no habrá riñas, ni reclamos, ni llanto, ni una aparatosa despedida, solamente existirá un silencio, un vacío, y notarás que he desaparecido de tu vida y no me volverás a ver jamás.

Debo decirte que te equivocas en muchas cosas, por ejemplo, eso de que no eres capaz de invocar sentimientos fuertes en mí, yo te amo, y me siento feliz contigo, y muchas veces me has hecho reír hasta dolerme el estómago, ¿no te basta con ser capaz de influir positivamente en mi vida?, ¿de verdad sientes necesario el poderme hacer sentir cosas malas y feas?, ¿sinceramente te gustaría representar en mi vida esas emociones negativas?, piénsalo solo un poco y verás que te he simplificado las cosas, de los buenos sentimientos eres participe, los malos los controlo yo, y los suplanto por otros que sean mucho más maleables para mí, en los que no pierda el control al manipularlos.

No te concentres tanto en eso, enfócate en lo bueno, y hazme sentir que estoy en lo correcto al elegirte todos los días, en que eres verdaderamente digno de mis labios, mi corazón y mi mente, hazme creer que no me equivoque al momento de elegirte, déjame ver que tienes la capacidad para lidiar con una mujer inteligente, y sobresaliente como lo soy yo, encárgate de eso que de lo demás me encargo yo.

Autor: Sunky

 



     Compartir         Compartir