Es verdad eso de que el amor cuando rema de un solo lado;  duele, se desgasta,  lo comprobé de la manera más cruel, lo comprobé después de haberte entregado todo, después de comprender  que tus palabras eran falsas, y tus promesas una vil farsa.

Lo cierto es que tantas veces caí, rendida por tu sonrisa que con cautela, me convencía, y esos ojos dulces que sin poder evitarlo me derretían.

tu sonrisa

Es cierto que mil veces te perdoné, que como tonta, creí  en las promesas que no tenías intención hacer valer. Que ciega estuve al negarme a ver, todas esas señales que me anunciaban que no tenías la intención de quedarte, todas esas señales que me decían que este amor iba a doler.

Y sin embargo, poco apoco fui cayendo en la cuenta de que algo no estaba bien; los pretextos, las razones absurdas que me dabas para volver a creer.

Poco a poco descubrí que no podía tolerar tu forma de ser, tu forma de tratarme, como si supieras que después de tus errores, yo siempre estaría dispuesta a volver.

Déjame decirte , que a pesar de todo el amor que un día sentí, algo me hizo descubrir que no puedo quererte más a ti  que a mí, ni mucho menos desgastar mi dignidad  con la esperanza vacía de que un día vas a cambiar.

Ya me he resignado a dejarte ir, sé perfectamente que estaré mejor sin ti, sin la angustia constante por saber que la confianza, no es algo que me inspires a sentir.

patan

Así, que estas palabras son para despedirme de ti. Necesitas saber que al fin abrí los ojos, que ya no creo más en ti, ni tampoco en tu sonrisa que era mi debilidad, ni mucho menos en tus palabras tontas que demuestran que perdí el tiempo con un verdadero patán.

Te deseo buena suerte, te deseo que el karma, no te trate tan mal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir