Nunca he dejado de intentar, a pesar de caminar con el corazón lleno de remaches y a veces con el alma partida en trocitos, siempre camino con la frente en alto, con el alma rota pero con la frente en alto, pues vivir esas duras batallas en donde me ha tocado sacar la bandera blanca y rendirme con los ojos llenos de lágrimas, aun cuando el dolor no me deja levantar la mirada, sé que ninguna de esas relaciones han sido un error, pues cada una me ha dejado la enseñanza de que es lo  que NO QUIERO tener en mi vida.

Cuando somos jóvenes e inexpertos en todas las cosas, no solo en los temas del corazón, creemos que nos podemos comer el mundo a puños, que todo es lindo y vamos construyendo una burbuja rosa, que sin saberlo, es la misma que nos hace chocar de frente y de manera dolorosa con la realidad.

funylove

Lo cierto es que en esta vida nada es fácil, y que muchas veces cuando se nos presentan las cosas como hechas a la medida, siempre hay una punta filosa que tronará la burbuja justo cuando está en lo más alto, por fatalista que suene, en la vida se aprende a golpe duro.

Los amoríos de adolescentes son los más lindos pues cada relación creemos que es la mejor del mundo cuando en realidad, lo que está pasando es que no tenemos un margen marcado de la desilusión, no sabemos lo que las origina y pero aun, no estamos conscientes del dolor que producen.

Ahí, en esas relaciones inexpertas, es en donde entregas todo, das de más, te esfuerzas en dar lo mejor de ti misma para la otra persona que tarde o temprano, más temprano que tarde, resulta que encontró otra cosa mejor y te deja con tus expectativas y con las alas rotas.

Son esas relaciones intensas pero al fin de cuentas efímeras, las que te enseñan que habrá muchas personas pasajeras en tu vida, que si bien no van a quedarse, siempre dejarán una marquita en el corazón, una cicatriz tenue pero presente, misma que sirve para que cada que la veas, recuerdes lo que la origino, pareciera que esas cicatrices tienen vida propia ¿sabes? Pues cuando estas a punto de hacer lo mismo que la origino, se pone sensible, lanza calambritos para ponerte alerta y no vuelvas a exponer el corazón.

hair

Tarde mucho en aprender a escuchar esas señales, tarde muchas cicatrices en aprender a ponerme en estado de alerta, no digo que esté cerrada y ponga barreras para evitar que entre el amor, como dije, sigo caminando con la frente en alto, sin miedo pero con cautela para volverme enamorar, ¿pues que es una sin amor?

No me gustan los limites pero valoro lo que soy y lo que doy, me gusta dar mucho pero recibir lo mismo, no me conformo con lo que de sobra sé que no merezco, estoy consciente que al enamorarme me puede doler pero también sé todo lo que puedo aprender.

En conclusión, ya a prendí a mediar mi forma de amar.

Idea original: Club de letras



     Compartir         Compartir