La felicidad no depende de con quien estamos, depende de lo que somos, así que si no eres feliz por tu cuenta no pretendas hallar otra cosa afuera. Estar en paz con uno mismo es el primer paso para estar en paz con la humanidad. ¡Que viva la soltería!

 A decir verdad me encanta la libertad, esa de poder decidir por mí sin pensar que le hago un mal a alguien más. En algún momento todos necesitamos un tiempo para estar a solas, conocernos mejor, aceptarnos, perdonarnos errores del ayer, reconstruirnos y volar; explorar y llegar tan lejos que un día por fin decidas aterrizar y este es mi momento, el momento de volar, de elegir como vivir, con quien, cuando y a donde salir, como vestir, bailar y hablar, si tropezarme por ahí y con quien habré de experimentar.

Hoy por hoy no le rindo cuentas a nadie y eso es lo mejor, ¿qué les ofende mi forma de vivir? Discúlpame pero nadie nació con un manual, venimos a este mundo a ser felices, no perfectos. Ahora me habré de enfocar tan solo en mí, quiero saborear cada momento que me da la libertad, quiero aventurarme a lo desconocido, sobrepasar mis límites, superar mis miedos y reinventarme, hacer de mí la mejor versión pero por exigencia mía, no de alguien que me lo pida. Y si en dado caso las cosas resultan mal, aprenderé, lo sé, las criticas ya no me importarán porque si algo es cierto es que lo hagas bien o lo hagas mal, a la gente jamás complacerás y si a alguien debo de complacer, es a mí y a nadie más.

Ahora cada día será una nueva oportunidad para ser feliz, sé que en algún momento habrá días malos pero estos duran lo que la oscuridad de la noche si sabes afrontarlos… tarde o temprano termina resplandeciendo el sol.

Ahora el caerme no será considerado un fracaso, será un aprendizaje que disfrutaré y me levantaré pero con más fuerza cada vez.

 ¿Por qué hay quienes piensas que la soltería es una enfermedad? Al menos yo no quiero curarme en un buen tiempo. Amé hasta al grado de sentir que fracturaron cada uno de mis huesos cuando esa persona a la que le di todo mi amor me rompió despiadadamente el corazón. Confié ciegamente y me mintieron, incluso mirándome a los ojos. Soporté un sinfín de cosas y me justifiqué en nombre del amor, ignorando que en realidad no me amaba ni siquiera yo y es que tendemos a aceptarlo y perdonarlo todo pero por fortuna todos tenemos un límite y el mío terminaron sobrepasándolo, ahora me encuentro aquí proclamándome feliz por mí y para mí. Ahora es que entiendo que si uno consigo mismo no puede ser feliz, tampoco lo habrá de ser con alguien más, ¿por qué atribuirle a alguien algo que nos toca a nosotros?

Ahora cada día me paro frente al espejo, le digo cuanto le amo y le agradezco a esa persona que miro frente a mí por todo lo que ha tenido que pasar. Todas las veces que tomó decisiones erróneas, las veces que luchó, las lágrimas que derramó y el hecho de que nunca se rindió. Ahora es que entiendo el concepto de ¨amor propio¨ y me prometo una larga, estable y fiel relación conmigo misma sin importar que muchos piensen que soltera es sinónimo de sola, esas personas aún no acaban de comprender que un querer no lo es todo, ¿y la familia, y los amigos y yo misma? Definitivamente estoy rodeada de muchísimas personas.

Este tiempo conmigo misma, este tiempo en ¨soledad¨, en una relación con mi soltería, no me define como amargada o frustrada, si, es verdad que me fallaron mucho aun cuando lo di todo pero yo soy de la idea de que el amor nunca falla, fallan las personas y al final yo no perdí, a mi perdieron y esa es la mejor parte. ¿Para qué estar con alguien que no aporta nada bueno a mi vida? bien dicen por ahí: ¨mejor sola que mal acompañada¨.

La vida se conforma de etapas y ésta en la que estoy es por tiempo indefinido, no porque requiera andar por ahí repartiendo besos o saltando de fiesta en fiesta, simplemente creo que me lo merezco, lo necesito, requiero de espacio y tiempo para mí, para amarme y valorarme como nadie más lo hará, así cuando vuelva a elegir estar con alguien más, sabré que es en realidad lo que busco, lo que quiero y lo que merezco, no me conformaré con migajas, amores a medias o personas que no saben amar. Buscaré a alguien que sepa entregarse como yo, en su totalidad.

Ahora no me queda más que reír de quien me mira por ahí y me observa de pies a cabeza buscando en mí el defecto que supuestamente ellos a los hombres aleja, cuando alguien vuelva a estar conmigo será porque lo habré elegido yo, porque si, efectivamente estamos para elegir y no para que nos elijan, ¡no somos opción!

 Y si pretendes estar con cualquiera, mejor quédate para siempre soltera

Basta de perdonar infidelidades, de justificaciones y pretextos tontos, basta de pobrecitar a los hombres, porque el ¨es que si me ama pero…¨, ¨es que me ha prometido…¨, ¨es que pobrecito le ha ido mal…¨, es que, es que definitivamente merecemos mucho más, ya no he de caer en una relación que me de tan poco que lo único que me quede sea sonreír de dientes para fuera mientras en el fondo muero silenciosamente. TODOS tenemos un pasado pero también todos tenemos la obligación de superarlo y volver a empezar, ningún presente debe de pagar los errores del ayer.

Ahora no me queda más que romper cadenas, superar miedos, decirle adiós a mi pasado y cerrarle la puerta. Soñar menos y vivir más y hacer todo aquello que solo había podido imaginar; amarme, valorarme y enamorarme todos los días pero de mi misma. Ahora he de superar cada obstáculo con más valentía y si me caigo, me levanto con más fuerza que finalmente los golpes siempre son los que más nos enseñan.

Ahora comienzo a curarme las heridas y a reparar mi corazón. Me haré amiga de la soledad porque sé que ella me aconsejará mejor. No buscaré ni esperaré el amor, sé que tarde o temprano tocará mi puerta, el amor verdadero siempre llega solo, sin anuncios y sin precipitaciones, justo cuando no lo esperas. Y como me lo merezco me daré la oportunidad de sentirlo y vivirlo, pero he de recordar que no me reinventé para estar con cualquiera sino con alguien que en verdad me quiera.

¨Demasiadas mujeres se lanzan al romance porque tienen miedo de estar solas, luego empiezan a hacer compromisos y perder su identidad. Yo no volveré a hacer eso¨.

Autor: Stepha Salcas (Diario De Una Bipolar)

Derechos de Autor.



     Compartir         Compartir