Le buscas y le endulzas el oído. La hechizas con aquella mirada, la envuelves y le enseñas que dentro de ella hay un mundo más bonito. La llenas de palabras, de llamadas, de mensajes tiernos y dulces. La haces sentir especial, pero, ¿le has dicho que no te pretendes quedar? Entonces ¿Qué pretendes? ¿Por qué te aferras a quererla conquistar? Para que la quieres si en tu mundo solo por un rato la has de dejar estar. ¿Para qué?

¿Qué ganas con enamorarla y dejarla? ¿Acaso eso te hace sentir más hombre? Y si es así, no te has dado cuenta que eres todo lo contrario a lo que has de sentir, pues un hombre no ilusiona para abandonar, un hombre de verdad permanece cuando a una mujer ha de enamorar.

¿Para qué la seduces de esa manera? Porque no le dices que en tu cama ha de ser una más, una más que se entregará con todo su corazón, una más a la que no le habrás de hacer el amor, porque en eso tu eres un perdedor.

csdcsd

¿Por qué la buscas a diario? Dile mejor que en algún momento te enfadaras y a sus llamados dejaras de contestar. Por qué no eres tan hombre para aceptar que ella no te gusta lo suficiente, que tan solo pretendes un momento y ya.

Con que motivo es que le dices que ella es la única, si sabes perfectamente que tienes una larga lista de ilusas, muchas a las que enamoras y usas y a las que desechas apenas aparece un juguete nuevo que comienza a agradarte.

¿Por qué no eres sincero desde el inicio y les dice que solo es un juego? quizás ella también desee jugar y se divierta aún más, teniendo en mente que no se debe enamorar. ¡Ármate de valor! No juegues al amor y pretendas ser siempre el ganador. ¡Deja tanto egoísmo de lado! El problema no es quien te quiere amar, el problema eres tú que no sabe de amor, que le teme y le huye, el problema eres tu quien juega a ser un perdedor.

Le huyes al compromiso tan solo por egoísmo. Piensas que no hay nada mejor que el placer, pero ignoras que el amor ofrece cosas mucho mejores, cosas que no has de saber si no te dejas querer. Si ella no te llena lo suficiente como para poderte estacionar, entonces ¡háblale con la verdad! Dile que no te pretendes quedar. Que solo estas de visita en su vida y apenas obtengas lo que buscas te irás.

Si no crees que ella es la mejor del mundo, ¡no se lo hagas sentir como tal! No la ilusiones, no la lastimes y no la rompas. Indiscutiblemente eso pasará si continúas jugando a que eres todo un Don Juan. No todo lo que pasa tan fácilmente se puede olvidar. Ella llorará tu partida, te buscará y te llamará, te dirá que te extraña, que te quiere y te necesita, ¿de verdad es necesario recurrir a lastimar? ¿De verdad tus cargos de conciencia te dejaran dormir en paz?

Ninguna mujer merece ser el juguete de nadie. Así como hay tipos de hombres, también los hay de mujeres. Algunas quieren algo serio y otras aun no desean estacionarse con nadie. Si no quieres nada formal, no busques el primer tipo de mujer, ¡no tomes un trofeo que no has de merecer!

Todo se regresa en su debido momento, si hoy la haces riendo, mañana la pagaras llorando, ¿en verdad vale la pena no hacer las cosas bien por un momento de placer?

large (43)

Si ella no es tu tipo de mujer, entonces ¡suéltala! Permítele encontrar a alguien que de verdad la sepa valorar y cuando la pierdas no pretendas regresar, cuando veas que alguien ocupa y llena perfectamente y mucho mejor el que alguna vez fue tu lugar.

No olvides cuidarla… por si mañana en vez de verla, te toca imaginarla.

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir