Él llega a mi vida, se desliza en donde quiera, pasea por todos lados y de repente sólo pasa y me arrolla. Me atropella y ahí se queda.

En ocasiones puedo decir que no me importa lo que pase, en ocasiones puedo fingir que no me interesa, de cualquier manera sé que cuando las cosas vuelvan a suceder, volverá a doler. Pero sé muy bien que en el momento que lo pierda, el día que el se vaya yo voy a sufrir.

Sufro por él, sufro por ti, que un día vienes y otro te vas, te escondes. Que un día vas y otro vienes. Por él que es mi todo siendo nada.

Él llega a mi vida, me hace las cosas fáciles porque alegra mi día, él que en cualquier instante arruina mis días, cuando él se marcha. Me dice que vamos juntos, me dice que terminaremos juntos, pero no sé en donde, no sé cuando.

Simplemente no sé cuando va a estar, pero no importa cuantas veces sea de esta forma, muchas veces lo perderé y también muchas veces lo encontraré pero de diferentes formas.

Con otra cara, otra voz, otro cuerpo, en otro lugar, se llamará diferente, de cualquier forma siempre será él, que cuantas veces quiera me podrá elevar y aunque pregunte nunca me responderá.

Él se vuelve un lío, se hace fácil y dura para siempre. Lo veo y lo transformo en un suspiro que dura mil segundos, donde quiera que me encuentre, sin importar como sea la situación, sin importar cuantas veces le cambie la voz, le cambien los ojos.

La gente va, lo notan y opinan. La gente viene opinan y se van. Personas que se niegan, que me mienten y te encuentran. No me informan te vuelven secreto y te ocultan en cualquiera de tus formas. Pero no importa cuanto traten de que olvides, sé que me recuerdas.

¿Qué pasa si me equivoco?

Que importa si me equivoco y al abrir la boca digo su nombre. No me culpes si al llamarte digo su nombre, no te molestarás porque me dejas ver la compasión que me tienes, sabes muy bien lo tonto que mi corazón es a veces. Me alientas a seguir pronunciando nombres, pero también limitas mis palabras. No importa como sea, el chiste es que sea.

43796453589

Que sea como tenga que ser, debo aprender a no confiar en todas las personas, debo aprender que no todos entregan su corazón y que hay quien lo hace por piezas. Pero que tal si…era él…

¿Y si él, que ayer se fue, era en quien yo debía creer? ¿Cómo saber si él, era con quien yo debía quedarme? No sé como hacer para elegir correctamente, no sé en que señales prestar atención para saber elegir al hombre correcto.

Hoy aparentemente todos ponen el pie entre mis pasos y dificultan mi búsqueda, pero no importa, que sea como tenga que ser.



     Compartir         Compartir