Y pensar que siempre estuviste ahí, pero jamás sentir interés el uno por el otro. Aún me sorprende haberme enamorado perdidamente de mi vecino. Todo comenzó una tarde como cualquier otra cuando iba en dirección a la tienda de su familia y él estaba ahí, cruzamos miradas y fue ese preciso momento que algo en mi me impactó.

Ese día no pude dejar de pensar en él y en lo extraña que me sentí, tanta fue mi curiosidad de saber sobre él que decidí agregarlo al Facebook, pero ahí quedo todo ¿Cómo pudo alguien hacerme sentir tan extraña y nerviosa? Después de haber pasado una tormentosa relación y ya no creer en el amor.

Fueron pasando los días y lo mejor era no pensar en esa situación, pues quizás confundí las cosas, pero de repente encuentro entre mis conversaciones un saludo de él. ¿Qué pretendía? Y así fue que empezó un dialogo entre nosotros con nervios, miedo y emociones encontradas. Tanto nos entendimos que conversábamos día y noche, la confianza entre nosotros fue instantánea y congeniar a la perfección.

Cuando parecía formarse una bonita amistad virtual, él decidió que nos veamos, ya que a pesar de ser vecinos el destino caprichoso no quería juntarnos.

Entonces una noche donde yo venía de estudiar, me recogió con la excusa de comer un helado. Fue así que los meses transcurrían, conociéndonos y viendo que nos congeniábamos a la perfección, tanto así que había noches que no nos veíamos y nos extrañábamos.

Pero no todo es bonito, la sociedad prejuiciosa siempre estuvo en desacuerdo de nuestra unión pues yo tenía 19 años y el aun 17. ¿Qué hay de malo? Me preguntaba, pero al perecer no todos piensan igual que yo.

Aun así no fue impedimento para seguir ya que para mí eso no era importante si existía cariño, respeto y maduración.  Cuando al darnos cuenta ya había pasado 1 año que según nosotros éramos solos “amigos”, cuando en realidad queríamos ser algo más.

size1_65498_tumblr_m5ulateT4i1r8gf5co1_500

Entonces una bonita noche que parecía ser armada pues solo existíamos nosotros y la luna de testigo surgió un beso, aquel beso que tanto deseábamos y me hizo creer que eso de las maripositas en el estómago si existía.

Ese fue el inicio de lo que hoy en día aún seguimos construyendo, porque a pesar de ser jóvenes siento que con el quiero formar muchas cosas, apoyarnos siempre y estar juntos. Aunque seamos distintos, él sea frio y yo tan amorosa, nada detallista y poco expresivo. Te quiero mucho y hemos aprendido a mejorar el uno por el otro

Luchar por los comentarios prejuiciosos y siempre creer que amor se paga con amor, mi querido vecino y ahora compañero de todo, ahora sí creo en el destino y que el amor se encuentra en el momento menos preciso, en el lugar inimaginable y con la persona que jamás creíste estar. ¿Quién podría imaginarse que me enamoraría de mi vecino?

Por: Fairu López Escate



     Compartir         Compartir