Mi cabeza ya llevaba mucho tiempo revuelta, mi vida con él en realidad estaba de cabeza, y no porque me hiciera sentir las mariposas que decía al principio, no, en realidad lo nuestro ya no era lo que fue, ya no quería estar ahí.

No quería estar él de la mano, menos compartir una desenfrenada tarde de motel. Pero acepté, estábamos ahí, traté de revivir lo que “había”, pues no me dio ni un motivo para dejar de amarlo pero así fue, ya no sentía nada, pero lo intenté.

Prendí el radio y encontré la canción que me tarareaba cuando empezamos a andar, no voy a mentirte, de verdad quise encontrar, o pre-fabricar un romántico momento que me hiciera volver a él, pero no lo encontré,

couple

Apenas prendí la radio me pidió que lo apagara y aunque no era lo que quería lo hice, se abalanzó hacia mí con besos y caricias, igual…. Como siempre, total a eso habíamos ido no?, pero no pude, en realidad quería estar contigo.

Me levante de la cama, le pedí que me llevara a la fiesta de mis amigos, me dijo que él no quería ir, sínicamente le dije que ya sabía y que no quería que él fuera, solo que me dejara ahí, y así lo hizo.

Todo el camino trato de sacarme la verdad, intentó que le dijera que es por ti, por estar contigo, por lo que no puedo y no quiero estar con él, yo, estúpidamente quería que mi indiferencia, provocara un grado de dignidad en él y  no volviera a buscarme, fui tan cobarde que no podía terminarlo… No le dije nada pero puedo jurar que ya lo sabía todo.

Por fin llegamos a la casa de mi amiga, me dejó en la puerta, y yo sin mirarlo cerré el coche y me fui de largo, suponiendo que se iría así sin más, y que de verdad no necesitaba decir más para que no me volviera a buscar, mi silencio y apatía, p}fue la mejor manera que encontré para hacerle ver que ya no éramos lo que solíamos ser, que ya no sentía por él lo que antes juraba tener en mí, que el amor que le llegué a profesar, aunque sí fue real, simplemente ya  no estaba, se había ido, y no regresaría, pues alguien más había ocupado ese lugar que no quería dejar, tú estabas en mi mente en mi corazón en mi cuerpo y en cada uno de mis sentidos.

fun

Cuando entré a la fiesta, todos me vieron con una bella sonrisa de aceptación, pues ellos ya sabían que a su lado no era feliz, al verme ahí, se dieron cuenta que tome la  mejor decisión, la que debí haber tomado hace mucho, esa elección que me daría sonrisas y no penas y lágrimas a mi vida, TÚ.

Tú también lo sabías, te diste cuenta de inmediato que fui por ti, que por fin me había dejado de tonteras y había apostado por mi felicidad a tu lado, casi sentí que correrías a abrazarme cuando de pronto, cambiaste tu mirada enamorada por una de odio, me echaste una mirada dura llena de rencor, si corriste hacia mí pero porque estaba en el único paso a la puerta de salida, caí me arrollas al querer salir.

Volteé a ver a los demás tratando de encontrar una respuesta a tu frío y hostil comportamiento, y me di cuenta que todos me miraban de la misma manera, sentí de inmediato un odio colectivo hacia mí. Quise seguirte con la mirada para que me explicaras y choqué de frente con la respuesta.

Él no se había ido como yo pensaba, regresó, me siguió, en ese momento y cuando vi el dolor que sin querer te provoqué, fue cuando me maldije mil veces, ahí me di cuenta que no hice las cosas bien, que debí mandarlo lejos antes de venir a buscarte.

Le pregunté qué hacía ahí, me dijo que quería ver por quien era por el que lo cambiaba, se dio la media vuelta y ahora si se fue, no sin antes decirme que si estaba confundida que podía darme un tiempo para pensar las cosas y regresar a lo que tenía con él.

sad

Segura le dije que dejara de tratarme como una niña que no sabe que dulce elegir, le dije que sabía perfectamente lo que quería, y eso acaba de salir corriendo por la puerta.

Y así, cuando esperaba que fuera el principio de algo, fue el final de todo.



     Compartir         Compartir