Nunca pensé que las heridas que dejaste en mí pudiera sobrevivir atreves del tiempo. Lo sé porque aún me duele cada vez que te recuerdo o cada vez que algún lugar donde compartimos algo juntos me hace traer a la mente todas esas imágenes juntos. Lo sé porque me duele cada vez que recuerdo que ya no estás a mi lado y que no te importa, que tú estás bien estando lejos de mí.

Ya no quiero recordarte y ya no quiero que me lastimes y que las heridas vuelvan a sangrar con los recuerdos. Ya no quiero que me duela verte con alguien más. Siempre pensé que tu felicidad era la mía pero ahora me doy cuenta que no es así. Ahora que puedo ver tu felicidad con alguien más me doy cuenta que no es cierto que tu felicidad me hace sentir bien porque me destroza por dentro recordándome que yo no fui lo suficiente para ti. Mi orgullo lo pisotea recordándome que no fui capaz de hacerte feliz a pesar de que me esforcé, a pesar de que estuve ahí para ti y siempre traté de dar lo mejor de mí para que tú fueras feliz y quisieras permanecer a mi lado a pesar de todo.

No es justo que ahora tú puedas ser feliz mientras yo sigo por las noches sin poder dormir pensando en lo que pude haber hecho mal, torturándome por no lograr enamorarte. No es justo que tú sigas allá afuera demostrando que no te novio ni un poco el haberme abandonado, sino que que actúas como si nada hubiera pasado, como si entre nosotros no haya habido nada. Todo esto duele y en ocasiones no sé como ocultarlo frente a los demás para que no se den cuanta que aún me dueles, que aún te quiero y que aún deseo estar a tu lado a pesar de lo mucho que me lastimaste. Pero ya no quiero seguir perdiendo la dignidad frente a los demás sino que quiero demostrar fortaleza y demostrar que al igual que tú yo estoy bien a pesar de que en la soledad demuestre lo contrario.

Creo que debo de tener una razón para seguir aquí de pie, para seguir a pesar del dolor. No sé aún que es lo que me motiva seguir aquí en el camino sin desmayar sin darme por vencida. Quizá debo buscar bien esa razón y abrazarme a ella para todo lo que ha de venir y para que me ayude a comprender que todo se acabo a pesar de las lagrimas y a pesar de todo el dolor que aun sienta. Quiero comprender que las cosas no salen como uno las espera, pero sobretodo quiero aprender a amarme antes que a los demás y demostrarme que puedo seguir sola, sin ti y sin toda la porquería a la que un día pude llamarle amor. Quiero sacar fortaleza de las cosas y personas que realmente valen la pena y dejar d pensar en ti y en ese pasado que tanto me atormenta.



     Compartir         Compartir