En verdad pensé que lo nuestro, para mí, era cosa del pasado; pero otra vez la vida me frena y me muestra de choque que de nuevo me vuelvo a equivocar…

Me equivoque al pensar que el tiempo y la distancia me ayudarían a olvidarte, me equivoque al creer que el daño causado haría más fácil sacarte de mi corazón y, sobre todo, me equivoqué al creer que después de un largo tiempo había olvidado a quien prometí amar por siempre y a quien le dije que era mi gran amor.

Cultive todos los días en mi mente malos recuerdos para poder olvidarte: las lágrimas que derrame por ti, el dolor tan grande que sentí cuando te fuiste de mi lado sin explicación, los días enteros en los que me refugié en mi soledad para llorar lo fracasada que me sentía por no haber logrado mantener tu amor conmigo. Y esto lo hice sólo para ayudarme a olvidarte, a sacarte de mi mente, a no recordar con nostalgia las caricias que solo tus manos podían darme y no darme la oportunidad de recordar ni un instante los besos que con gran amor me dabas, esos besos que me hacían sentir segura y protegida… porque a tu lado, nada me faltaba.

No me di la oportunidad de perdonarte y la única lastimada con esto fui yo, porque si hubiera sido más noble para perdonarte, tal vez estaríamos juntos o simplemente estaríamos así, separados, pero ya ningún recuerdo tuyo me causaría dolor, tristeza o soledad; simplemente me hubiera sido más fácil dejarte atrás, perdonando y dejando en mi vida los recuerdos más lindos de nuestro amor.

Y pasara el tiempo y siempre te recordaré. Porque, aunque la vida nos separó mi corazón siempre estará junto al tuyo. Porque si la vida no nos hizo para envejecer juntos, si nos hizo para juntarnos aquel día de marzo y solo lo hizo para enseñarme que el amor te hace sentir vivo, que vale la pena entregar el corazón a quien se ama y que vale la pena apostarle todo a ser feliz. Y es que, si mi vida no fue para vivirla a tu lado, quiero que sepas que hiciste parte fundamental de ella, que me enseñaste a amar, a caer y a levantarme y sobre todo a perdonar, porque un error lo comete cualquiera, pero mi problema fue verte siempre tan perfecto que nunca te permití errar.

Mi amor por ti fue verdadero y lo será hasta que mis ojos dejen de ver la luz de esta vida… vida que decidió separarnos y no permitió que coleccionáramos más momentos juntos. Vida que nos unió temporalmente, pero que me condenó a vivir por siempre bajo la sombra de tu recuerdo.

Me libero de todo mal recuerdo, el daño causado ya está perdonado y espero que tú también perdones el daño que mis acciones y mis palabras pudieron causarte en algún momento. ¡Vuela alto… lejos de mí, pero siempre se feliz mi amor bonito!

 

Por: Paula Alejandra



     Compartir         Compartir