Quiero ser el hombre que tú has esperado por mucho tiempo. Aquel que llegue a tu casa y te sorprenda con un bello ramo de tus flores favoritas, o que un día te diga que te prepares porque en la noche te invitará a cenar el platillo que más te gusta.

Mi hermosa, voy a ser el mejor novio que pudieras tener, no por arrogancia o autosatisfacción, sino porque en verdad me interesa hacerte feliz.

Yo seré aquel que, cuando estés enferma, vaya a medianoche a la farmacia a buscar el medicamento que necesitas, todo por verte bien, saludable y contenta como siempre.

Yo seré aquel hombre caballeroso que tú siempre has esperado y nunca encontraste.

Voy a ser aquel hombre que tu corazón busca y que alguna vez pensaste que ya no ibas a hallar.

Quiero ser el mejor novio de todos, porque te amo y quiero demostrarte lo importante que eres en mi vida.

Seré para ti el mejor novio del mundo, porque tu mirada me hipnotiza, tus abrazos me enamoran y tus besos me hacen sentir que estoy flotando entre nubes de seda.

Seré el mejor novio del mundo, para que puedas confiar en mí cuando más lo necesites.

Te voy a respetar siempre, que eso te quede claro, porque para mí tú eres como una joya preciosa cuyo valor es infinito.

Deseo que nos tomemos de la mano y vayamos juntos por la vida, hombro con hombro, luchando y enfrentando nuestras dificultades con motivación y con la fuerza que brota de nuestra unión, pues no hay nada en el mundo que pueda vencernos si nos amamos.

Te prometo, mi amor, que voy a ser el mejor novio de todos, desde hoy hasta el día en que Dios decida separarnos. Quiero que llegue ese día en el que tengamos tantas arrugas y cada una de ellas signifique una experiencia juntos, y que aún tengamos ese deseo de tomarnos de la mano y salir a caminar al parque, y platicar de nuestras vivencias, de nuestros recuerdos y, por qué no, de las cosas que aún nos faltarán por hacer, por más viejitos que estemos, pues nunca será tarde para seguir gozando de nuestro amor.

De aquí hasta la muerte, voy a ser tu mejor novio, el mejor de todos.

 

Autor intelectual: Said Andrés Albarracín García



     Compartir         Compartir