Yo y mi estúpida costumbre de creer en la gente y de hacerme ilusiones con el chico equivocado… estoy cansada de llorar por quien no lo merece, si pudiera juntar las lágrimas que he dejado caer por enamorarme de quien no me valora, esas lágrimas podrían revivir al mar muerto. Ya basta de auto-compadecerme y de sentenciarme a una dolorosa cadena de amargura cada vez que me enamoro, eso no es vida. Ya me cansé de sufrir.

Soy de las que cuando se enamoran, eso o mejor dicho esa persona siempre está en primer lugar para mí, siempre dejo todo lo que esté haciendo para cuidar, alimentar y proteger esa llama de amor que me mantiene viva, soy de esas adictas al amor, pero que recibo a cambio, solo migajas, solo lo que les sobra, me siento como una adolescente cacha-mocos que se conforma con lo que le dan por el simple hecho de no saber lo que quiere.

colors

Pero yo no soy así, ni soy una adolescente indecisa de la vida, ni soy de las que se conforman con migajas, con las sobras, por eso siempre soy yo la que termina llorando y sufriendo el mal de amores, yo me entrego, me empeño en demostrar que el amor puede mover al mundo, pero nunca recibo nada a cambio, a mí no me cuidan, a mí no me consienten, por  mí no se desvelan, por mí no se involucran. Yo solo sé de relaciones a medias, de acercamientos interesados, de malos tratos en relaciones malas ¡Pero ya basta!

Es momento de cerrar la llave de paso de mis sentimientos, basta de cariños desbordados, basta de sentimientos encontrados, basta de falsas ilusiones que siempre terminan por lastimarme el alma. Desde hoy, tendré oídos sordos para el amor, solo voy a prestarle atención a mi cerebro y de esa manera voy a proteger al corazón.

Desde ahora las ras reglas que para mí eran fundamentales, las reglas de vida que según yo, me iban a evitar el dolor y darme una vida plena y contenta, van a cambiar, ya no intentaré cumplir las expectativas de alguien más, ya no voy a tratar a la gente como quiera que me traten a mí, eso no funciona, a partir de YA… voy a tratar tal como me traten. Ya no seré de las personas que si reciben una bofetada, pone la mejilla para que le den otra, ahora, soy de las chicas que las regresan doble.

crybroken

En conclusión, por loco y absurdo que se lea, dejare de basar mis relaciones emocionales en el sentimentalismo, ahora pondré atención en lo que me dicta el cerebro y no a lo que me diga el corazón.

Poniendo mute al corazón y subiendo el volumen de la razón, es la única manera en la que una chica puede salir ilesa en esta jungla de hipocresía y de sentimientos interesados.

Idea Original: Club de letras.



     Compartir         Compartir