Vives dentro de mí con un fantasma que no quiere irse. Todo lo que pasé a tu lado te construyeron dentro de mí un castillo donde viven los recuerdos y aves tú como un fantasma que nunca se va, que me sigue como una maldición y no me deja avanzar ara olvidarte y dejarte ir por completo. Yo sé que sigues ahí porque puedo sentirte, porque puedo aún percibir tu olor y tu presencia cerca de mí. En las noches cuando me encuentro en soledad puedo seguir sintiendo tu piel y en ocaciones el recuerdo de tu voz endulza mi oido como una melodía que me hace navegar por el tiempo y me trae imágenes a mi mente que son difíciles de sacar. Sé que no puedo seguir teniéndote habitando en mi corazón y en mi ser pero no puedo hacer nada, me siento inmune al olvido y cada vez que me esfuerzo a olvidarte comienzo a recordarte en el proceso.

Eres un fantasma que tortura mi alma cada vez que te presentas dentro de mi mente y atraes todas esas cosas que ni con lagrimas he podido ahogar y borrar para siempre para dejar por fin descansar a este corazón que te amó por tanto tiempo. Sal de mí y déjame seguir un camino que sin ti, déjame poder partir y poder comenzar una vida nueva sin tener que aferrarme de nuevo a ti y dejarte ir como lo mereces, dejarte ir como tanto lo quisiste. Quizá no tengas que ver con el fantasma que vive aquí pero sé que aún en las noches puedes recordarme de la misma manera como lo hago yo cada día. Quiero desaparecer de ti así como anhelo que por fin me dejes en paz y puedas irte de mí.

kinopoisk.ru

Nunca te vas, me persigues y atormentas como si esa fuera la misión de tu existencia dentro de mí. No me permites avanzar sino que me atraes de nuevo a ti para comenzar de nuevo, para llorar de nuevo intentando entender el por qué no estas a mi lado y el porque yo no puedo hacer nada para evitarlo, para poder estar a tu lado y cuidarte de la misma manera en que lo hice tanto tiempo. Vuelves a calarme y hacerme recordar que yo no pude ser lo suficiente para que te quedarás y me dejaras compartir una vida a tu lado; no me permitiste segur entregando mi vida y ser parte importante de la tuya y esas son las cosas que me dañan por dentro y crean cicatrices que difícilmente sanan.

Quiero que dejes de existir para poder sentir el vacío del espacio que tomaste de mí y te adueñaste para nunca abandonar. Quiero expulsarte  dejarte fuera de mi vida, fuera de mi s planes y dejar de lamentarme por todas esas cosas que no pude hacer a tu lado y todas esas cosas que no me permitiste seguir disfrutando junto a ti. Eres un fantasma que nunca se va y siempre me recuerda que la soledad fue después de perderte.

 



     Compartir         Compartir