Abre tus ojos, mírame entrar, quédate con los brazos abiertos hasta que pueda llegar a ti y abrazarte en un abrazo tibio, que dure para siempre, que los momentos alegres se repitan tantas veces como sea posible.

Me gustaría que el tiempo pasara como un espiral que no termina, que la vida se detuviera y nos dejara estancarnos en este momento tal alegre, que este momento divino se volviera fuego y nos quemara la conciencia, nos incinerara la cordura.

Perdernos es un momento de locura y éxtasis, de ese que renueva el alma, que no la deja caer; al contrario la saca a flote y la lleva de paseo con las estrellas y con los planetas.

No me lastimes, yo prometo no herirte, si nos amamos de esta forma, no debemos pensar en hacernos sangrar, déjame entrare en tu interior, quedarme allí y sanar todas la cicatrices que en tu corazón se han acumulado. Déjame sanarte por dentro.

No me dejes fuera de las cosas bellas que ocurren dentro de tu cabeza, mantenme abrigada en tus brazos, escóndeme de los infieles detrás de tus ojos y no permitas que mi espíritu libre se escape y me lleve con él. Cuida nuestro amor, como el hombre protector que eres, yo me encargaré de hacerlo crecer.

Sé que a veces las cosas no nos salen del todo bien , que en ocasiones nuestras tácticas contra el fracaso no funcionan y se nos salen de las manos. Las lágrimas se secan y dejan una mancha triste en nuestras mejillas, pero no importa porque así es como podemos recordar qué es lo que no debemos de hacer.

vuot-qua-noi-dau-dung-day-sau-mat-mat_122313338

No es tan complicado, nos amamos y disfrutamos de eso. Cada momento que estamos juntos se vuelve un recuerdo valioso y lleno de magia.

Así es nuestra vida te amo y me amas no hay más ciencia que eso.



     Compartir         Compartir