Los virus y spam (correos basura por internet) se están propagando con rapidez en redes sociales como Facebook o Twitter, amparados por la escasa eficiencia que los programas antivirus tienen en Internet y por la confianza en la que se basan las relaciones en estos portales.

Thorsten Landich, director de cuentas de una compañía alemana de telecomunicaciones, recibió recientemente en Facebook un mensaje de un compañero de  con el asunto “Hi” y un enlace al sitio http://modelllviideeooo.com, similar a otros muchos que circulan por esa red social en Internet.

Landich no pensó que fuera nada raro, así que pinchó el enlace confiando en que se tratara de algo interesante.

“Aterricé en una página que me pedía que instalara un programa y después el PC se apagó” , explicó Landich.

Hasta el día siguiente, cuando otro de sus amigos en Facebook le alertó, no se dio de que su ordenador había sido infectado por un virus que ahora se extendía a todos sus contactos en esa red social…

Los virus y “spam” (correos basura por internet) se están propagando con rapidez en redes sociales como Facebook o Twitter, amparados por la escasa eficiencia que los programas antivirus tienen en Internet y por la confianza en la que se basan las relaciones en estos portales.

A fin de cuentas, es difícil imaginar que un compañero de trabajo nos esté llenando el ordenador de virus con un mensaje aparentemente inocente en Facebook o que el enlace (“link”) para ver una presunta foto nuestra contiene en realidad software nocivo y malicioso.

Landich no tuvo más remedio que avisar a todos sus amigos en Facebook -algunos de ellos, contactos profesionales- de que les estaba infectando con un virus y que no abrieran ningún mensaje suyo que contuviera un enlace.

“Se trataba de un gusano informático inofensivo que se instala en la agenda de contactos” , dijo Landich, que, afortunadamente para él y sus contactos en Facebook, ya no envía inadvertidamente “spam” .

La mayoría de estos correos basura sólo buscan redirigir a los usuarios a dudosos sitios de Interent con el objeto de aumentar su tráfico, pero en muchos casos el internauta puede acabar pasando por un auténtico mal trago o perder incluso su credibilidad ante sus contactos.

Un gusano que circula actualmente por la red social Twitter se instala en la c del afectado enviando a todos sus contactos, supuestamente en su nombre, mensajes publicitarios de la marca de ropa interior Victoria’s Secret.

Otro virus que se extiende por Facebook consiste más bien en una broma pesada que publica la foto de una mujer bastante ligera de ropa en la página del perfil del usuario, por supuesto sin su consentimiento.

La multinacional de seguridad internet Sophos afirma que un 21 por ciento de los internautas reconoce haber sido víctima de programas maliciosos que se extienden por las redes sociales online.

Kaspersky Labs, una compañía rusa especializada también en seguridad en la red, asegura que hay días en los que uno de cada 500 links publicados en Twitter llevan a páginas que pueden inundar de virus nuestro disco duro.

En Twitter, un mensaje recientemente recibido por miles de usuarios invitaba a los twitteros a visitar un link o blog con supuesta información o fotos suyas. Otra versión del gusano prometía la posibilidad de gun iPhone si se hacía click en el enlace incluido.

Por inocente que pueda parecer, numerosos usuarios picaron. El gusano robaba a los “twitteros” engañados sus claves de acceso a esta red social, pudiendo acceder así a sus cuentas y extenderse por sus contactos
Graham Cluley, consultor senior de tecnología en Sophos, recomienda a quien sufra este ataque informático que cambie inmediatamente su contraseña.

“Las cuentas en redes sociales afectadas son muy vulnerables a los ” hackers “, pues pueden usarlas para extender campañas de ” spam “, robar identidades online o cometer otros crímenes en la red” , señaló.

El potencial de daño es grande porque, según estimaciones de Sophos, alrededor de un 40% de los internautas utilizan las mismas claves para todas las páginas web a las que acceden, poniendo en manos de los “hackers” que las consiguen la llave de toda su vida en Internet.



     Compartir         Compartir