No soy una víctima, no quiero serlo, soy responsable de mis actos y de mis decisiones, no busco justificar los errores que he cometido y aunque algunos han sido muy dolorosos no me perdería por nada la valiosa lección que me han dado.

Me niego a culpar o hacer responsable a otras personas de mis alegrías ys mis tristezas,  de mis triunfos y fracasos ¡todo el mérito es mío, sea bueno o sea malo! Claro que pasaré malos momentos y circunstancias difíciles valoro mucho la compañía los consejos y hasta los reclamos, pero no me permitiré usar el calificativo “Pobre de ella” por que me sobra actitud para disfrutar los buenos tiempos y valor para enfrentar los malos.

Tengo que obligarme a pedir ayuda, aunque pueda hacerlo sola siempre es mejor recibir el apoyo de las personas que quiero, voy a demostrar lo que siento sin miedos por que siempre habrá más que ganar de lo que puedo perder, mi salud tanto física como emocional es mi responsabilidad y siempre buscaré mi bienestar sin importar si tengo pareja o no, no dejaré en manos de nadie mi autoestima y siempre aceptaré un cumplido sincero; ser selectiva con las personas que quiero en mi vida no es una opción es una obligación, nadie puede quitarme la paz y la tranquilidad, nadie tiene derecho a ofenderme o hacerme sentir mal.

Puedo decirte “NO” cuando no esté de acuerdo o simplemente si no quiero hacer algo, no lo haré por compromiso eso no me alejará de mis amistades al contrario me va a enseñar con quién cuento de verdad.

Es más fácil hacerse la víctima y causar lástima, por suerte no soy de las personas que les guste lo fácil.

 

por 



     Compartir         Compartir