El momento de la despedida llegó y tuve que decirte adiós para siempre a pesar de que el dolor inflamaba mis cabeza y no me dejaba pensar en que haría sin ti. No podía decirte adiós tan fácilmente porque en verdad estuviste dentro de mi corazón y no sabía como hacerle para que mi corazón sintiera un poco menos la decepción. Al final de todo tuve que decirlo, tuve que decirte adiós intentando seguir adelante mientras veía como te ibas sin mí y como todos los momentos que pase a tu lado tuve que dejarlos detrás para poder olvidarlos o por lo menos intentarlo.

No sé como lo hice pero al final pude encontrar la manera de soltarte y dejar que fueras libre y que pudieras comenzar una nueva vida sin mí. Lo logré y te deje ir pero mientras lo hacía solo pensaba en lo mucho que me gustaría que me siguieras amando y me dejaras dentro de tu corazón como siempre lo he estado.

 

Ambos sabemos que lo de nosotros no funcionó pero también sabemos que lo mejor era alejarse para poder seguir cada uno con su vida aunque eso no quiere decir que el amor se haya ido, que el amor haya ignorado todo el tiempo a tu lado, pero tampoco quiere decir que estará ahí por siempre y es por eso que quiero que me recuerdes, que me mantengas dentro de tu mete y tu corazón por siempre a pesar de que cada uno tenga su propio camino. Quizá no es el momento para dejarte salir de mi corazón pero si dejarte ir de mi lado. Quizá necesito sanar las heridas y necesitamos conocer a esa persona que nos hará feliz de por vida, tan feliz que haga que nos olvidemos y que al final ya no nos importe seguir ahí en la mente del otro.

Vete pero por el momento no me olvides porque siento que si me olvidas todo esto terminará demasiado pronto y no me darás el tiempo para comprender que ya no te tengo, que ya no me perteneces, que ya no estarás a mi lado nunca, nunca más. Vete pero no me dejes de querer hasta que sea inevitable, hasta que tu corazón ya no pueda seguir más amándome. Vete pero nunca pienses que todo termino porque aún no estoy preparada para entender que ya no hay nada entre nosotros dos.

Te deje ir de mi lado pero sé que aún nos pertenecemos porque todo el tiempo que pasamos juntos nos conocimos y nos dejamos un parte del uno en el otro. Es difícil de explicar la manera en la que te he dejado pero no olvidado porque son dos cosas diferentes. El dejarte ir solo fue no tenerte cerca y crear una distancia entre los dos, pero el olvidarte sé que no llegará pronto porque los recuerdos siguen dentro de mi mente, porque los recuerdos son fáciles de crear pero muy difíciles de borrar. Vete pero no dejes de pensar en mí…



     Compartir         Compartir