Se suponía que viviríamos juntos toda la vida, que la felicidad del otro sería nuestra principal tarea, pero con el tiempo al parecer todo se enfría, poco a poco vas alejándote más de mí, cada vez es menos el tiempo que tienes disponible para estar conmigo y tu distancia también me ha ido helando el corazón, a tal grado que algunas veces me pregunto si aún te amo, o es solo la costumbre aquello que nos mantiene “unidos”, si seguimos teniendo una relación o es todo producto de una fantasía que no hemos querido aceptar que ya termino.

Por otro lado, mis ganas de amar no han disminuido, por el contrario siento una inmensa necesidad de sentirme amada y apreciada por alguien, siento que mi corazón se acelera pero ya no es por ti, el espacio que había entre nosotros se ha convertido en un inmenso vacío, que a nos ha separado del tal modo que no creo que podamos volver a unirnos, estamos juntos pero solos en realidad, y nuestra juventud se escapa como alguna entre los dedos y de alguna manera siento que ya no quiero continuar así.

Como si fuera un capricho del destino apareció alguien nuevo frente a mí, alguien que irradiaba felicidad, confianza y locura, alguien digno de admirar en muchos sentidos, alguien que trajo agua nueva a mi molino y que me hizo olvidarme por completo de ti, a tal grado que ya no tengo ningún reparo en decírtelo, prefiero hacerlo y terminar con todo esto antes de caer en la tentación de lo prohibido y comenzar una doble vida, pero a pesar de que todo lo nuestro se ha deteriorado a tal grado, no quiero faltar al respeto de lo que fuimos alguna vez, quiero decirte las cosas de frente y que lo sepas por mi antes que por alguien más, te dejo, te dejo porque tiene mucho tiempo que lo nuestro se enfrió, te dejo y la verdad es por alguien más, pero te dejo antes de estar con él, porque no quiero serte infiel ni siquiera justo antes de decir adiós.

Me has pedido que te de otra oportunidad, pero la verdad es que te di muchas, una cada dia que estuvimos juntos, ¿recuerdas cuantas oportunidades tuviste de cambiar y no lo hiciste?, sinceramente ya no quiero perder un minuto más a tu lado, te agradezco por los buenos momentos, pero sinceramente fueron pocos comparados con los momentos en que no estuviste, por estar con los amigos o en cualquier otro lugar que siempre parecía ser mejor que estar a mi lado.

Valora a quien tienes, antes que alguien más lo haga por ti.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir