No es malo echarle de menos al patán que no tuvo los hue… para cumplir sus promesas, entre ellas JAMÁS romper tu corazón.
Está bien abrir el baúl de los recuerdos de vez en cuando, rasgar un poco la herida pues al final terminarás por darte cuenta que has sido muy fuerte y valiente y que continúas de pie por ti y no por él.


No pasa nada si le vuelves a llorar y si en estado de ebriedad le vuelves a marcar, si envías un estúpido mensaje con la frase de ¨te extraño¨ y al siguiente día no puedes con la cruda moral porque como era de esperarse… él ya no responde más.
Está bien si le dedicas unos cuantos pensamientos al canalla que te hizo trizas el corazón.
Está bien dedicarle una que otra canción a ese que no vale la pena.
Nada pasará si pronuncias su nombre mil veces en un sólo día.
Si de pronto un recuerdo con él te hace reír o llorar.

Si tu piel aun no logra sustituir sus caricias y si en la intimidad le buscas en alguien más.
Es normal que le recuerdes, que le busques, le llames y no le dejes de pensar, pero dime ¿vale la pena ser infeliz por alguien que no ha detenido su vida por ti?

Está bien lamentarse por los días del ayer, tomarte tu tiempo para superar el duelo y sanar tus heridas. Está bien dejarte vencer unos días, caer en la melancolía y tropezar con su recuerdo de vez en vez, pero lo que no está bien es quedarte estancada y responsabilizar a alguien más de tu infelicidad.

No ates a nadie con tu sentir, quien ha de ser para ti se quedará sin que tú se lo debas pedir.

Ahora toma tus tacones, pinta tus labios color carmín y sal por ahí, ¡vive la vida y no olvides sonreír!

Autor: Stepha Salcas  (Diario De Una Bipolar)

Derechos de Autor.



     Compartir         Compartir