Encontrar un verdadero amigo entre tantas personas que solo son apariencias no es nada fácil. Encontrar a esa persona que pueda apoyarte en cualquier momento, sin importar las circunstancias y sin importa lo material no es nada fácil.

El día en el que se encuentra a un verdadero amigo no se debe de perder el tiempo a su lado, no se debe dejar la oportunidad de encontrar a una persona que pueda ayudarte cuando tú lo necesites, una persona que pueda estar a tu lado sin importar nada, una confidente, un aliado, a alguien con la que podrás confiar porque sabrás que no será capaz de fallarte sino que estará dispuesto a entregarte una mano para cualquier cosa que tú necesites.

No se trata de ir en busca de las personas, porque las personas que valen la pena son las personas que llegan solas, son las personas a las que no debes dejar ir una vez que ya se encuentran a tu lado. Se trata de aprovechar el tiempo con esas personas, ayudarlas cuando lo necesiten, estar ahí para ellos a pesar del tiempo, de las personas que se encuentren alrededor, a pesar de todo. Se trata de estar atento con cada persona que está a nuestro lado tratando de descubrir quienes son por dentro y no solo ver su apariencia, sino fijarnos en lo que hay dentro de su corazón y lo mucho que puede entregarnos con cariño y sinceridad.

Debemos aprovechar y cuidar bien al amigo, porque el verdadero amigo es a quien se le puede decir hermano, es la persona con la que se pueden compartir los mejores momentos de nuestra vida, compartir todas nuestras posesiones y convertirnos en cómplices para disfrutar la vida juntos. Es bueno guardar cada momento como recuerdos dentro demuestra mente y de nuestro corazón, para algún día traerlos a la memoria y poder valorar a esa persona que está a nuestro lado. Debemos mostrar cariño sincero y nunca colocarnos una máscara sin permitir que esas personas a las que consideramos amigos puedan ver una apariencia que no nos pertenecen. Necesitamos honestidad y amor dentro de la amistad; necesitamos hacer y dar lo mejor de nosotros para siempre unir lazos con esa persona con la que te sientes bien convivir; con la que está siempre ahí para ti; con la que es capaz de entregarte su tiempo, sus risas y sus mejores momentos.

Encontrar a un buen amigo no quiere decir que las tormentas no caerán sobre la amistad, al contrario. Encontrar a un buen amigo implica tener las fuerzas de sobre pasar todas esas pruebas que se pondrán en su camino; no quiere decir que la discusión jamás existirá, y es por eso que se debe de regar la planta de la amistad todos los días para que la amistad jamás se seque.

Ya que encontraste a ese buen amigo debes aprovechar cada momento con él y siempre tratar de ser el mejor amigo para él. Debes dar una buena amistad para recibir una igual.



     Compartir         Compartir