Athena con 12 años escribió un largo mensaje de optimismo y amor a la vida.

Los padres de la niña se han quedado emocionados con la profundidad del mensaje escrito por Athena, que fue diagnosticada con un sarcoma óseo en la columna que en poco tiempo se extendió a otras partes de su cuerpo.

El mensaje, oculto tras el espejo de la habitación de Athena, fue escrito en diciembre pasado, cuando recién le habían diagnosticado otro tumor en la cabeza, según publica el tabloide Mirror.


En el mensaje de 3.000 palabras, la niña reflexionó sobre la vida y su inminente muerte. “Cada día es especial, al menos la mayor parte de él. La vida es sólo malo si lo haces mal

athena-orchard-family
athena-orchard-family

Athena Orchard se desplomó en su casa en Leicesterla pasada navidad y la familia se dio cuenta de que las cosas habían empeorado.

Ella tras ser diagnosticada con osteosarcoma recibió la quimioterapia para tratar los tumores en la columna vertebral, el hombro izquierdo y la cabeza.

Se había sometido antes a una intervención quirúrgica de siete horas para extirpar el tumor en la columna y llevaba una peluca por la pérdida del cabello.

Sin embargo, la nota de la niña ha revelado a sus padres su amor por la vida y su optimismo. Sus padres nunca la vieron escribir en el espejo de pie que tenía en su habitación.

Sus padres se quedaron “alucinados” y conmovidos por la espiritualidad de su hija, que deja tras su muerte deja a nueve hermanos.

Confiesan que cuando lo descubrieron no pudieron leerlo en su totalidad porque era demasiado “desgarrador”.

“La felicidad depende de nosotros mismos”. “El propósito de la vida es una vida con propósito . ” Estas son algunas de las frases que escribió Athena Orchard, de 12 años, cuando supo que estaba enferma de cáncer. La niña escribió su largo mensaje en el reverso de su espejo y su padre lo ha descubierto ahora, por casualidad, tras su fallecimiento.

“La diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es ese pequeño extra, ” escribió la niña.

Fuente: telecinco



     Compartir         Compartir