Una vez, Marilyn Monroe dijo una frase muy cierta: “Una mujer nunca debe olvidar que ella no necesita a nadie que no la necesite a ella”. Es verdad, por más que estemos enamoradas de esa persona, si esa persona no siente nada por nosotras, si no le mueve la necesidad de tenernos a su lado, ¿qué estamos haciendo allí?

En ocasiones vemos a alguien caminar por la calle y nos llama la atención por algo, cualquier cosa, un detalle mínimo o máximo que nos alborota. Puede ser una mirada, una sonrisa, una manera de caminar, unos brazos fuertes, etc. Pero, en cuanto esa persona desaparece de nuestro campo de visión, nos olvidamos de él y seguimos con lo que estábamos haciendo. El problema viene cuando tenemos actividades en común con ese chico; lo empezamos a conocer, nos empieza a atraer y, ¡saz!, ya caímos rendidas.

Algunas dicen que se enamoran a primera vista. Yo no creo en eso. Nadie entrega su amor en un flechazo. Una sólo se siente demasiado atraída por esa persona. Son nuestras hormonas actuando. Si a ti te pasa, si te sientes muy atraída por un chico, ve y háblale, así de simple. Acércate, no pasa nada. Los chicos no muerden. Eso sí, corres el riesgo de que te rechacen, pero, ¿cuál es el problema? ¿Es el último chico del mundo? Además, no te anticipes, ve con la mejor actitud, porque el que no arriesga no gana, dice el dicho y dice bien.

Ahora bien, si prefieres no arriesgarte tanto, sean amigos durante un tiempo. Conózcanse. Quién sabe, el tiempo dirá si ese chico era para ti y algún día puede que te diga que quiere que sean algo más que amigos y entonces tú sólo disfruta del placer de tener una relación maravillosa con esa persona especial. Como sea, tienes que atreverte a hablarle, ya sea para que le sueltes las cosas directas desde el inicio o para que sean amigos un tiempo y después le insinúes que te gusta. Si no te atreves, lo verás pasar de largo en tu vida, como si tú no existieras.

Ahora, si ese chico te rechaza, no insistas. Quizá no era el indicado para ti. Suena duro, pero a veces los hombres pueden ser muy crueles. Una vez escuché a uno decir de una chica que quería algo con él: “pues está bonita, pero no tanto para mí”. No sé qué es lo que esperaba, seguramente una de esas pornstars que acostumbraba ver en páginas de Internet. Y mira que el chico no era muy agraciado físicamente que digamos. Si aquella chica supiera lo que el chico pensaba de ella, se la pensaría dos veces antes de seguir intentando algo con él. O al menos eso quisiera creer yo, porque hay mujeres tan tercas que, aunque las rechacen una y otra vez, siguen ahí, incluso conformándose con ser platos de segunda mesa.

Así que no dejes que un hombre que no te quiere te quite el sueño. No necesites a alguien que no te necesita. Tú mereces vivir algo hermoso, una relación plena con un hombre que te ame de verdad, que te atienda, que se desviva por hacerte feliz. No te amargues pidiendo migajas a quien no tiene ojos para ti. Tú vales mucho, ámate, no dejes que nadie te menosprecie. Eres hermosa, por dentro y por fuera, y pronto encontrarás a la persona indicada que hará realidad tus sueños.

Autor intelectual: Ky Lauren



     Compartir         Compartir